VICENTE GUERRERO [1783-1831]

Caudillo insurgente y presidente
Nació el 10 de agosto en Tixtla, del hoy Estado de Guerrero, llamado así en su honor. Invitado por los hermanos Galeana, ingresó en 1810 en las filas insurgentes del generalísimo Morelos, llegando a ser uno de los principales generales de la revolución del Sur. Inicialmente militó a las órdenes de don Hermenegildo Galeana, pero habiéndose distinguido en la lucha, lo nombró teniente general Morelos, con mando separado de tropas. Con ellas sostuvo vigorosamente la lucha en el sur de Puebla, y después de la derrota de Puruarán, lo comisionaron para extender la insurgencia a Veracruz, de donde se le nombró capitán general.
Por esa región oriental luchó con denuedo, organizando un ejército bien armado y disciplinado. En 1815, con la captura y muerte de Morelos, la revolución en el Sur perdió ímpetu y el mismo Guerrero, que quedó como jefe único de la región, sufrió un descalabro en la Cañada de los Naranjos. Pero después de ese combate volvió a surgir con coraje, convirtiéndose en los siguientes cinco años en el guerrillero indomable del Sur, verdadero jefe visible de toda la insurgencia. Por ello, en 1820, convencido el virrey Apodaca que los medios ordinarios no bastarían para someter a Guerrero, le envió como emisario de paz a su propio padre; pero Guerrero no accedió a deponer las armas y siguió inflexible.
Perseguido tenazmente por el realista Armijo, logró derrotar a éste en Tamo, el 16 de septiembre de 1818, quitándole todo el armamento. Con él organizó el poderoso ejército que tanto preocupaba al virrey Apodaca en 1820, contra el cual envió todas las fuerzas del virreinato, en ese año, a cargo de don Agustín de Iturbide. Éste salió de la ciudad de México, para batir a Guerrero, el 16 de noviembre de ese año, teniendo varios encuentros con Guerrero, comprendiendo que nunca podría vencerlo. Por ello el 10 de enero de 1821, Iturbide cambió de táctica, y en vez de enfrentarse con las armas al guerrillero, le envió una carta en la que le proponía tener una entrevista, para tratar la forma de alcanzar la Independencia de México, que juzgaba también necesaria.
Guerrero asistió a la entrevista con Iturbide, y aprobó el plan que éste había ya formulado, dejándole generosamente la dirección del movimiento. Tal entendimiento de los dos jefes enemigos, se conoce en la historia como el Abrazo de Acatempan, por ser este pueblo el sitio en que se efectuara la entrevista. Después de ello se firmó en Iguala el plan que ponía fin a la guerra de Independencia, al proclamarse ésta, se le llamó Plan de Iguala, en 1821. Todavía tuvieron que luchar los dos jefes unidos, contra las autoridades virreinales durante unos meses, hasta lograr que abandonaran el poder en sus manos.
El 27 de septiembre de 1821, los ejércitos insurgentes y realistas unidos, en número de 16,000 hombres, entraron triunfantes a la ciudad de México, llamándose Ejército Trigarante o de las Tres Garantías. Al frente de él iba Iturbide, quien se encargó provisionalmente del gobierno del país; Guerrero colaboró con él en la regencia, pero cuando se nombró emperador de México se distanció de Iturbide, lanzando el Plan de Casamata para derrocarlo. El 13 de enero, en la batalla de Almolonga, fue derrotado por las tropas iturbidistas y resultó herido.
Al terminar el gobierno del presidente Victoria, después del derrocamiento de Iturbide y su muerte, estando en el poder el partido de los masones yorkinos, al que pertenecía Guerrero, éste fue electo presidente de la República, puesto que ocupó del 19 de abril de 1829 al 17 de diciembre del mismo año, en que fue depuesto, retirándose al Sur para mantenerse en armas otra vez hasta 1830. En 1831 sus enemigos contrataron al marino italiano Francisco Picaluga, que era su amigo, para que lo aprendiera. Picaluga, invitó a Guerrero a comer a bordo del navío "Colombo", que estaba a su mando en la costa de Acapulco, y lo detuvo, para entregarlo al capitán Miguel González, quien lo condujo a Oaxaca. Fue fusilado Guerrero, en Cuilapa, el 14 de febrero de 1831.