SANTOS DEGOLLADO
[1811-1861]
Militar y político

Nació el 31 de octubre de 1811, en la ciudad de Guanajuato, siendo hijo de don Francisco Degollado y de doña Mariana Sánchez. Fallecido sus padres sé encargó de él el cura de Copupao, Michoacán, hoy Quiroga al lado del cual se educó en la ciudad de México. Casado vivió en Morelia, donde obtuvo un empleo en la catedral, en la que trabajó por 20 años, siendo muy estimado de todos los funcionarios eclesiásticos, llegando a ocupar el puesto de contador. En 1836 se unió al movimiento federalista del coronel Enrique Angón, alcanzando por su valor en los combates, el grado de subteniente, con lo cual empezó su carrera militar.

Su carrera política la inició en 1845, logró ser diputado local, y consejero del gobierno del Estado, al año siguiente. En funciones de secretario de la Junta Subdirectora de Estudios de Michoacán, favorecido por el gobernador don Melchor Ocampo, gestionó la reapertura del Colegio de San Nicolás, el 17 de enero de 1847, logrando ser rector del mismo. Luego, por renuncia de Ocampo a la gubernatura de Michoacán, Degollado pasó a sustituirlo, siendo gobernador del 27 de marzo al 6 de julio de 1848. Al triunfo de la Revolución de Ayutla, en 1855, Comonfort lo hizo gobernador y comandante general de Jalisco, distinguiéndose como militar y político.

Durante las guerras de Reforma, Degollado fue uno de los más esforzados paladines de la libertad y la democracia; pero en noviembre de 1859, propuso un pacto de paz en Guadalajara, a los conservadores, con base en la representación nacional, emanada del sufragio libre, la libertad religiosa y otros puntos, y aunque los conservadores aprobaron tal plan e iban a firmarlo, Juárez y los liberales extremistas se opusieron. Degollado fue destituido del mando de tropas y sujeto a proceso. En 1861 hizo su defensa en la ciudad de México y solicitó le dejaran perseguir a los asesinos de don Melchor Ocampo, para lo cual formó un ejército, con el cual atacó muriendo en el primer encuentro, el 15 de junio de 1861.