MARIANO GALVÁN RIVERA
[1782-1876]
Librero y editor

Nació el 13 de septiembre de 1782 en Tepotzotlán, Estado de México, siendo sus padres don José Antonio Galván y doña Gertrudis Rivera. Fue el fundador del comercio de libros en México, y el más antiguo y animoso editor que estimulara a los escritores mexicanos a que formularan obras originales y tradujeran las extranjeras, estando dispuesto a editárselas. En los comienzo s del siglo xix, ya tenía Galván Rivera un comercio de libros en la casa número 3 del Portal de los Agustinos; en 1824 figuró su nombre en la lista de los diputados de la Archicofradía de Ciudadanos de la Santa Vera Cruz, fundada por Hernán Cortés en 1526.

El 3 de junio de 1825, contrajo matrimonio con doña Rafaela Rodríguez Galván, natural de Tepeji del Río, Puebla, con la cual lo ligaban lazos de parentesco. Al ano siguiente estableció un taller de imprenta y encuadernación de libros, en la antigua calle de la Cadena, número 2, en la que realizó muchos trabajos tipográficos. Lo que más fama y popularidad dio a Galván fue, sin duda, la edición de su calendario, aparecido en 1826 y que sin interrupción alguna se ha publicado, año por año, desde entonces, primero por su autor y luego por sus herederos.

Dicho Calendario Galván se empezó a publicar en julio de ese ano de 1826, como una colección de cálculos y predicciones astronómicas, útil para las cosechas y las estaciones, con tablas de fiestas religiosas fijas y movibles además datos interesantes para la generalidad de las gentes. Desde 1827 y hasta 1830, publicó Galván

El Observador de la Republica Mexicana; de 1830 a 1842, El Periquillo Sarniento, de Fernández de Lizardi; en 1831 reimprimió la Sagrada Biblia en latín y en castellano; en 1833 editó el Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, de Cervantes; de 1833 a 1834 publicó El Indicador de la Federación Mexicana, que con el Observador, ya mencionado, fue otro de los famosos periódicos que redactó don José María Luis Mora. En 1824 publicó Galván la interesante Colección Eclesiástica Mexicana, obra de gran envergadura.

Trastornos políticos y circunstancias apremiantes hicieron que Galván Rivera traspasase su negocio de librería, en 1842, al distinguido bibliógrafo don José María Andrade, y el de imprenta a don Vicente García Torres; pero ese mismo año, aunque en menor escala, abrió otro establecimiento de libros, en la casa número 7 del Portal de Mercaderes. En política, profesó siempre Galván ideas conservadoras, por lo que en 1862 aceptó formar parte de la Junta de Notables, que decidió el establecimiento de la Monarquía en México, propiciando el Imperio de Maximiliano.

Por tal motivo, a la caída de ese Imperio, en 1867, juntamente con otras distinguidas personas, Galván Rivera fue reducido a prisión y recluido en el Convento de la Enseñanza, donde permaneció hasta el 9 de julio de ese año, en que fue puesto en libertad, atendiendo a su avanzada edad y al delicado estado de salud en que se encontraba. Murió en la ciudad de México, el 28 de abril de 1876, víctima de una congestión cerebral.