JUAN DE LA GRANJA
[1785-1856]
Introductor del telégrafo

Nació en 1785 en Balmaseda, España. Llegó a México en 1814, dedicándose de 1820 a 1827, a actividades mercantiles, que lo llevaron en viajes por todo el país, Guatemala y los Estados Unidos de Norteamérica. Buscando que sus empresas mercantiles fueran protegidas por México, en sus tratos con Norteamérica, adoptó la ciudadanía mexicana e ingresó al servicio consular de México. Radicado en Nueva York, fundó allí El Noticioso de Ambos Mundos, periódico editado para defender a los españoles y mexicanos, siendo el primero de habla hispana que se estableciera en la gran urbe del hierro, en agosto de 1838.

Ese mismo año fue nombrado vicecónsul de México en Nueva York, más tarde cónsul general, a partir de octubre de 1842. Estando en esa ciudad norteamericana, vio inaugurarse la primera línea telegráfica que hubo en el mundo, advirtiendo los beneficios que tal servicio llevaría a ese país. Como buen comerciante, meditó sobre la conveniencia de introducir a México el invento, para realizar un gran negocio con ello. Regresó a México el 13 de enero de 1847, siendo diputado al Congreso de la Unión, y minero en San Luis Potosí.

Juan de la Granja dejó ese año a los Estados Unidos, porque le declararon la guerra a México, deseando estar con su patria adoptiva. Inmediatamente a su arribo a México, empezó a tratar de introducir el telégrafo a nuestro país; el 10 de mayo de 1849 obtuvo la concesión exclusiva para establecer ese nuevo y moderno sistema de comunicaciones en la República. El 5 de noviembre de 1851, en la casa número 6 de la vieja calle del Coliseo, hoy Bolívar, se estableció la primera oficina telegráfica de México, con servicio de México a Puebla. El primer telegrama que se envío en la República Mexicana fue desde un pueblo llamado Nopalucan, y que en la actualidad se llama Nopalucan de la Granja, en honor a este Señor. Cada 5 de noviembre, los Nopaltecos celebran un aniversario más de la introducción del telegrafo en México. Nopalucan ha sido denominado "Cuna del Telegrafo en México". Actualmente en esta población existe un museo Nacional de Telecomunicaciones por parte de la Empresa Telecomm. (Aportación cultural de Olivia Barrales Vázquez)

En 1867 se elaboró el plan para extender una red telegráfica en toda la República; en 1898 se fundó la primera Escuela de Telegrafistas. Juan de la Granja murió en la ciudad de México, el 6 de marzo de 1856, y en su honor, una calle de la capital mexicana lleva su nombre.