JOSÉ MARIA YÁÑEZ
[1803-1880]
Defensor de la patria

Nació en 1803, en la ciudad de Valle de Santiago, Guanajuato, siendo hijo de padres humildes. Tuvo desde su infancia un gran espíritu de aventuras, por lo que escapó de su hogar, siguiendo a unos arrieros, que lo llevaron a conocer otras tierras y costumbres. En 1821 causó alta en el Ejército Trigarante, y fue logrando ascensos en las muchas asonadas y revoluciones que hubo en el país, en esos años, a las cuales concurrió como soldado, siempre para combatirlas. Sus principales hechos de armas empezaron con la defensa de Tampico, contra la expedición de Barradas, en el año de 1829, apenas consumada la Independencia.

En 1838 contribuyó a la defensa del puerto de Veracruz, cuando los franceses atacaron en la Guerra de los Pasteles. El 20 de mayo de 1846 se pronunció en Guadalajara, contra el presidente Paredes y Arrillaga, de filiación conservadora, que pretendía sustituir el régimen republicano por el monárquico. Siendo comandante militar de Jalisco, con 500 hombres y seis piezas de artillería marchó a atacar a los norteamericanos, que habían desembarcado en el puerto de San Blas, obligándolos a reembarcarse. En 1852 fue designado gobernador de Jalisco, por la facción conservadora que se pronunció con Blancarte, por el Plan del Hospicio.

Pero uno de los hechos más notables de la vida militar del general Yáñez, por el cual ha pasado a la historia, fue el de la defensa que hizo del puerto de Guaymas, en agosto de 1854, contra la invasión de un ejército extranjero, que mandaba el conde Srancés Raousset de Boulbón. En ese mes fue invadido el Estado de Sonora por 400 filibusteros, acaudillados por el aventurero conde francés, que intentaba apoderarse de esa entidad mexicana, para fundar un Estado autónomo. Dicho aventurero había nacido en 1817 en las ruinas de un castillo de Aviñón, en Francia; en su niñez le decían "el pequeño lobo", por su carácter altivo y terco.

Raousset de Boulbóp fue colono en Argelia y periodista en París; gastó en orgías la fortuna que heredó de sus padres, soñando en las fabulosas bonanzas de oro de Juan Augusto Suter, atravesó el istmo de Panamá desembarcando en San Francisco, California, el 22 de agosto de 1850. Celebró un contrato con el norteamericano Jecker, para organizar un ejército que se apoderara de las minas de Sonora, creando un imperio a su servicio. En su goleta "La Belle"’, fletada en San Francisco, el aventurero francés y sus secuaces desembarcaron, el primero de julio de 1854, en un punto cercano a Guaymas llamado Tetas de Cabra.

Empezó el conde francés a tener conferencias con el general Yáñez, para que éste le entregaflc’ el puertos sin derramamiento de sangre, al negarse el general mexicano a tal cosa, Raousset de Boulbón atacó al puerto de Guaymas, el 13 del mismo julio, con cañones enviados sobre él a sus 400 soldados, bien armados y pertrechados, para tomarlo. Se luchó en todas partes, en las calles y casas de la ciudad, los vecinos acudieron al llamado del general Yáñez, para auxiliar a sus soldados; con el valor de éstos y de los vecinos del puerto, guiados por la atinada dirección de Yáñez aunado su valor personal, éste triunfó ya que se mezcló con la gente y luchó igual que ellos.

Raousett de Boulbón fue aprehendido y sometido a un consejo de guerra, que lo condenó a muerte, por lo que el 13 de agosto fue fusilado por las tropas del general Yáñez, terminando así otra invasión a nuestro país. Sin embargo, el general Santa Anna, celoso de la gloria que había alcanzado el héroe de Guaymas, criticó su acción. Caído Santa Anna, a Yáñez se le proclamó Benemérito de Sonora y Jalisco. Sirvió al Imperio de Maximiliano. Después fue leal a la República, retirándose a la vida privada. Siendo secretario de Guerra y Marina, murió en la ciudad de México, el 10 de agosto de 1880.