JOAQUÍN GARCÍA ICAZBALCETA
[1825.1894]
Historiador y bibliógrafo

Nació el 21 de agosto de 1825, en la ciudad de México. Su familia, de origen español, tuvo que trasladarse a España en 1829, huyendo de las turbulencias políticas que asolaron a México en los primeros años de su vida independiente por lo que García Icazbalceta pasó en la Madre Patria sus primeros años. Volvió a México en 1836, para estudiar en su propia casa algunos idiomas y ciencias. Bajo la dirección de don Lucas Alamán, se despertó en él su vocación por la historia.

Durante los años de 1849 y 1850, tradujo y publicó la Historia de la Conquista del Perú, de Prescott, adicionándola con nuevos capítulos y notas. Desde 1852 y hasta 1856, aparecieron sus primeros trabajos originales históricos, en el Diccionario Universal de Historia y Geografía. Entonces se reveló como investigador erudito el historiador que asociaría dos limpideces: la del estilo y la del juicio. Estableció en su domicilio urna pequeña imprenta formando también una magnifica biblioteca. Se dio a coleccionar raros y valiosos impresos, manuscritos y documentos, unos ignorados y otros que se tenían por perdidos; en 1858 lanzó el volumen inicial de su primera colección de documentos, del cual fue a la vez colector, anotador, editor e impresor.

Hizo impresiones y reimpresiones de obras de Mendieta, Cervantes de Salazar. González de Eslava y el Padre Alegre; publicó memoriales, cartas, relaciones, itinerarios, ordenanzas y otras piezas ajenas, raras o escasas, en su Colección de documentos para la Historia de México, cuyos dos volúmenes publicó en 1866, para su Nueva Colección de documentos para la Historia de México, que en cinco volúmenes publicara de 1886 a 1892. Entre sus obras originales deben mencionarse:

Apuntes para un catálogo de escritores en lenguas indígenas de América (1866); Don fray Juan de Zumárraga, primer obispo y arzobispo de México (1881).

En 1886 publicó su Bibliografía Mexicana del siglo xvi, obra que, según Menéndez Pelayo, es ‘ su línea de las más perfectas y excelentes que posee nación alguna", pues es el fruto de 40 años de hábil investigación y constituye un catálogo razonado de libros impresos en México, de 1539 a 1600, con biografías, ilustraciones, facsímiles de portadas antiguas, extractos de libros selectos y eruditas notas bibliográficas. Además de esas obras, dejó 104 biografías que, incluida la de Zumárraga ya mencionada, forman cuatro volúmenes de la Colección Agüeros; numerosas monografías, opúsculos y discursos, que integran otros seis volúmenes de la misma colección, sobre las más variadas cuestiones de la historia mexicana.

García Icazbalceta es, según González Peña, de la misma estirpe intelectual de Orozco y Berra; pocos habrán servido a la historia mexicana con la sabiduría, el celo y la noble generosidad con que él lo hizo. "Gran maestro de toda erudición mexicana", le llamó Menéndez Pelayo, y no sin razón pasa por ser también la primera autoridad en asuntos de América. Su trabajo póstumo fue un Vocabulario de Mexicanismos, que dejó inconcluso al morir, el 26 de noviembre de 1894, en la ciudad de México, publicado en 1905.