FRANCISCO GARCÍA GRANADOS
[1786-18411]
Militar y gobernador

Nació el 20 de noviembre de 1786, en la hacienda llamada Labor de Santa Gertrudis, Zacatecas, cercana a Jerez. Fue hijo de don Víctor García y doña Blasa Salinas, quienes lo mandaron a estudiar al Seminario Conciliar de Guadalajara, Jalisco. Regresó luego a Zacatecas y se empleó en la mina La Quebradilla, donde adquirió grandes conocimientos de minería. Consumada la Independencia de México, fue elegido diputado ante el Primer Congreso General, y más tarde al Constituyente de 1824, después del derrocamiento de Iturbide. En dicho congreso logró la aprobación de un magnífico sistema rentístico para la República, que él mismo ideara. En vista de ello, el primer presidente, don Guadalupe Victoria, lo nombró ministro de Hacienda.

Esto acaeció el año de 1827, después de que García Salinas revisara escrupulosamente la Memoria presentada por el ministro de Hacienda anterior, en la que mostró numerosos errores. Sin embargo, sólo duró un mes en su encargo, pues no encontró en el presidente la decisión suficiente para acometer la reforma hacendaria, que quiso llevar a cabo. En 1828 fue elegido gobernador de Zacatecas, puesto en el que se distinguió, llegando a ser el mejor gobernador que esa entidad haya tenido, pues transformó totalmente al Estado.

Durante su administración, García Salinas creó numerosas fuerzas de policía, para perseguir a los bandidos que asolaban la región. Con atinadas disposiciones hacendarias y económicas, salvó al Estado de la inminente ruina. Protegió la industria fabril, la agricultura; fundó manufacturas de algodón, seda y lana en los partidos de jerez y Villanueva y una maestranza en Jerez. Dedicó su atención a la minería, principal fuente de riqueza de Zacatecas. Con audaces medidas puso en movimiento las minas, invitando al capital privado a que se sumara al del Estado, eximiéndolo de gabelas y protegiéndolo con lo que creó nuevas fuentes de producción y trabajo. No descuidó las mejoras materiales y las obras públicas, embelleciendo a los pueblos, uniéndolos mediante caminos, a la par que les daba presas y sitios de recreo.

En 1835 estableció la instrucción obligatoria en Zacatecas, siendo así el primer gobernador de México que adoptara tan benéfica medida. Fundó la Escuela Normal para Profesores, en la ciudad de Zacatecas, además un Instituto Literario en Jerez; también abrió academias de dibujo en Zacatecas y en Aguascalientes. En general, todos los ramos de la administración pública fueron mejorados: organizó la Guardia Nacional del Estado, para hacer de ella un brillante cuerpo de ejército, el cual dirigió por algún tiempo. En ese mismo año, en que entregó el gobierno a su sucesor, Zacatecas era llamado el "Modelo de los Estados", por su prosperidad y su orden, y García Salinas era llamado por su pueblo "Tata Pachito".

Apenas dejó el gobierno de Zacatecas, García Salinas se rebeló contra la dictadura de Santa Anna; pero como éste enviara contra aquél su más poderoso ejército, lo derrotó en Guadalupe, el 11 de mayo del mismo 1835. Retirado a la vida privada en Zacatecas, falleció en esa ciudad, el 2 de diciembre de 1841; sus restos fueron exhumados con gran solemnidad, el 20 de noviembre de 1907, para colocarlos en el Panteón de los Héroes, donde reposan.