AQUILES SERDÁN
[1876-1910]
Revolucionario

Nació el 2 de noviembre de 1876 en la ciudad de Puebla, como miembro de una acomodada familia de comerciantes, que descendía del general liberal Don Miguel Cástulo Alatriste, héroe de la Reforma. Recibió una sólida instrucción, llegando a ser considerado entre los intelectuales poblanos, muy amante de las lecturas avanzadas y, por lo mismo de las ideas reinvindicatorias. Por razón de su negocio de comercio, que lo llevaba a hacer frecuentes viajes por todo el Estado y regiones vecinas, hizo numerosas amistades entre los obreros textiles de Puebla y de Tlaxcala.

En 1909, al afiliarse al Partido Antirreeleccionista, difundió sus ideas y propósitos entre los obreros poblanos y tlaxcaltecas, quienes iban con frecuencia a su casa de Puebla, a solicitar ayuda a sus problemas y pedirle consejos y dirección en sus negocios. Cuando Madero hizo su primera jira de propaganda, Aquiles Serdán, juntamente con su hermano Máximo y su hermana Carmen, preparó en Puebla una gran recepción al candidato libre, lo cual le costó que fuera encarcelado por Díaz. Madero escribió a Limantour, quejándose, el 18 de noviembre de 1909, de las persecusiones que sufrían sus partidarios, por lo que Serdán fue puesto en libertad.

Con él fundó Madero, el 2 de diciembre de ese mismo año, el Partido Antirreeleccionista de Puebla, y recorrió el Estado por segunda vez, en triunfal jira, del 14 al 16 de mayo de 1910. Pero perdida la lucha electoral, por la imposición de Díaz, Aquiles y su hermana Carmen tuvieron que emigrar a los Estados Unidos, donde entrevistaron a Madero, recibiendo de él 20,000 pesos y el encargo de iniciar en Puebla la Revolución, el 20 de noviembre siguiente.. Serdán regresó a su ciudad y comenzó a conspirar, despertando las sospechas del gobierno, que decidió catear su casa en busca de armas, para la mañana del 18 de noviembre.

La familia Serdán se enteró de que el jefe de la policía, Miguel Cabrera, se preparaba a catear la casa el 18, por lo que el 17 acordaron anticipar sus planes, lanzándose a la revolución el mismo 18. Aquiles distribuyó el 17 las armas y parque que tenía en su poder, entre sus hermanos y 16 amigos que se reunieron y pasaron la noche en la casa, esperando hacer resistencia al día siguiente a las autoridades. La casa era de dos pisos, y en cada uno de ellos se encargó cada defensor de la puerta, una ventana, un pretil, un rincón o esquina que defender.

A las 7:30 de la mañana del día 18, la policía llegó a la casa (le la familia Serdán creyendo todavía dormidos a sus ocupantes. Tocaron fuertemente la puerta de entrada de la casa de las calles de Santa Clara, y Aquiles, que se hallaba en el piso bajo, dio orden al portero de que abriera, diciéndole: "Manuel, abre, que toca la policía". Y cuando la puerta fue abierta e irrumpieron los policías, hallaron a Aquiles frente a ellos, con una carabina en las manos. Miguel Cabrera disparó sobre él su pistola, sin herirlo, y Aquiles contestó el fuego con su carabina, matando al jefe de la policía en el acto.

Al ver caer a su jefe, algunos agentes salieron huyendo, y otros corrieron al fondo de la casa. El mayor Fregoso, segundo (le Cabrera, corrió tras de Aquiles, que subió al piso superior, e iba a disparar sobre él cuando vio que Carmen le apuntaba con otro rifle; gritó que no disparara y se rindió, entregando su pistola. Entonces todos tomaron sus posiciones dentro de la casa, que cerraron herméticamente, pues bien sabían que no tardaría en quedar sitiada la vivienda, por la policía y el ejército. Y así fue, para las 8 de la mañana, la casa estaba rodeada de unos 300 hombres, entre policías y soldados, que dominaban los alrededores.

Durante varias horas se trabó nutrida balacera entre ambos grupos, hasta que murieron todos los ocupantes de la casa, menos Carmen y Aquiles, que se ocultó en un pequeño sótano, donde permaneció hasta la noche. Como enfermara con el frío, tosió y fue descubierto, siendo muerto de un balazo, en el mismo sitio donde se encontraba, ese (lía 18 de noviembre de 1910.