ÁNGELA PERALTA
[1845-1883]
Cantante

Nació el 6 de julio de 1845 en la ciudad de México, siendo de origen humilde. Desde pequeña demostró poseer una privilegiada voz y grandes facultades escénicas, que le fueron cultivadas por su familia. A los nueve años de edad cantó una cavatina de la ópera "Belizario", que le escuchó la gran cantante Enriqueta Sontag, que actuaba entonces en el Teatro Nacional; la famosa artista hizo grandes elogios de la genial pequeña, a la que auguró muchos éxitos. Angela Peralta siguió estudiando canto y representación teatral, lo mismo en el Conservatorio de Música que con los mejores maestros que había en México, siendo ayudada por ellos.

En 1860, cuando contaba 15 años de edad, cantó por primera vez en el teatro, presentándose con la ópera "El Trovador"; al año siguiente partió para Italia, estudiando con ahínco bajo la dirección de reputados maestros. Alguno de ellos, extasiado al oírla, afirmó que así, como Angela, solamente los ángeles del cielo podían cantar. Un año más tarde en 1862, cantaba en el teatro de la Scala de Milán, donde únicamente los mejores solistas del mundo han actuado, obteniendo un éxito completo.

Durante varios años recorrió las mejores ciudades de Europa, cosechando triunfos en todas partes, hasta que volvió a su patria, cantando en el Teatro Nacional de la ciudad de México, en medio del más delirante entusiasmo de sus compatriotas. Así quedó consagrada como la más notable cantante mexicana y una de las mejores del mundo; ese día, el 11 de junio de 1871, cantó la "Sonámbula", ópera de Bellini, conmoviendo al público, que lloró y rompió en estruendosos aplausos. Después, Angela Peralta se dispuso a recorrer las principales ciudades de México, para obsequiar a sus compatriotas con el tesoro de su incomparable voz.

Habiendo llegado a Mazatlán, en 1883, murió víctima del chalera morbus, que asolaba entonces a la República Mexicana.