Mujeres bajo el imperio

Varios Autores

Mujeres bajo el Imperio. El periodo de la Reforma y la intervención francesa fue decisivo en la formación del México que ahora conocemos. Habían pasado escasas tres décadas desde la guerra de Independencia y aún no se definía un proyecto de nación capaz de conciliar los intereses de las clases poderosas y de garantizar una paz duradera. No solamente combatían liberales contra conservadores: estaban involucrados, además, intereses de otros países empeñados en aprovechar la situación para obtener los mejores dividendos. Cuando Juárez asumió la Presidencia, México atravesaba por una crítica situación económica; después de la Guerra de Tres Años (1858-1861), el Gobierno tenía una deuda enorme con Inglaterra, España y Francia, por lo que Juárez se vio obligado a suspender los pagos durante un periodo de dos años; éste fue el pretexto que originó la intervención francesa. Los agresores contaron con el apoyo de los conservadores y lograron imponer al archiduque Maximiliano de Habsburgo, pero los liberales y el pueblo nunca se rindieron: hicieron una prolongada guerra de guerrillas que acabó por restaurar la República.
En este periodo vivieron Soledad Solórzano de Régules e Ignacia Riechy, cuyo sencillo heroísmo expresa mucho del espíritu de la época. La otra cara de la moneda es Josefina Fernández de Jecker, que estuvo dispuesta a convertirse en "instrumento de los traidores". En este número de Cuadernos Mexicanos presentamos narradas brevemente, las biografías de estas tres mujeres.
Joaquín Trejo es autor de la biografía de Soledad Solórzano de Régules. y E.M de los Ríos escribió la de Ignacia Riechy. Ambas publicadas en el libro Liberales ilustres mexicanos.
Adelina Zendejas es la autora de Josefina Fernández de Jecker, instrumento de los traidores, tomado de su libro La mujer en la intervención francesa. Adelina Zendejas nació en la ciudad de México en 1909. Periodista desde muy joven, colaboró en El Nacional, El Universal, Excelsior y otras publicaciones. Es autora de varios libros, entre otros de Delincuencia infantil y juvenil, La crisis de la educación en México y el ya mencionado sobre la intervención francesa.

Soledad Solórzano de Régules (1844-1884)

Vio la primera luz en Tlalpan (D.F.), el día 28 de mayo de 1844. Sus padres fueron: Manuel Solórzano e Irenea Ayala, ambos originarios de Morelia. (Michoacán). Durante su niñez se hizo notable por su docilidad yla precocidad de su inteligencia, pudiéndose fácilmente deducir del conjunto de sus acciones sus grandes virtudes cívicas y privadas.
Cosa notable, a pesar de encontrarse rodeada en esta época de su existencia de personas religiosas hasta el fanatismo, jamás se le vio en sus actos religiosos llegar a tan lamentable extremo.
De carácter jovial, sencilla y naturalmente modesta en su trato, fue la niña estimada de cuantas personas la conocieron, el encanto de su hogar y orgullo muy legítimo de su familia. A la temprana edad de quince años contrajo matrimonio con Nicolás de Régules a la sazón teniente coronel de caballería y comandante militar de Morelia.
La consecuencia inmediata de su cambio de estado fue la pérdida de su tranquilidad; pues Régules, habiendo tomado activa participación en los acontecimientos de esa época, se veía frecuentemente obligado a separarse de su hogar para ir a luchar contra la Reacción.
Muchas y muy elocuentes pruebas dio en el transcurso de la guerra llamada de Tres Años. de la entereza de su espíritu y de su noble abnegación por la santa causa de la libertad que con tanto patriotismo defendió Régules, mereciendo referirse que en todo el lapso de esa guerra no llegó a pisar el dintel de su hogar el citado jefe, no porque le faltara manera…