La Güera Rodríguez

Artemio de Valle Arizpe

La Güera Rodríguez (María Ignacia Rodríguez de Velasco y Osorio Barba, 1778-1851) es una de las mujeres más singulares que vivieron en los últimos tiempos de la Colonia y las primeras décadas del México independiente. Casada tres veces, viuda en dos ocasiones, logró obtener el divorcio eclesiástico, única forma legal de separación que existía en su época. Se afirma que entre sus amores se contaron el Barón de Humboldt y el joven Bolívar, que más tarde se convertiría en el Libertador de América. La Inquisición la sometió a juicio como simpatizante de la Independencia. Sus íntimas relaciones con Iturbide están narradas en este cuaderno por Artemio de Valle Arizpe, autor en 1949 de su biografía novelada: La Güera Rodríguez.

Artemio de Valle Arizpe (1884-1961) ha alcanzado en los últimos años una popularidad aún mayor que la que tuvo en vida. Cronista de la capital mexicana a partir de 1942, es el principal escritor de la tendencia literaria llamada "colonialista", que encuentra sus temas y a veces su lenguaje en los tiempos virreinales. Escribió más de sesenta libros, entre los que destacan sus biografías picarescas La Güera Rodríguez y El Canillitas. Aristocrático y popular, se preocupó por dejamos lo mismo narraciones sobre los secretos de virreyes que la verdadera historia de la torta en México.

Prisión de amor

Una vía llevaba don Agustín de Iturbide y Arámburo, Arregi, Carrillo y Villaseñor y por otro camino distinto iba doña María Ignacia Rodríguez de Velasco, pero en un cruce de esas sendas el destino los juntó y se trabaron sus vidas. Y aquí de la eficacia expresiva de los simples símiles: la carne y la uña, el olmo y la vid, la llama y el pabilo.
En el año 1808, en el que villanamente fue depuesto y arrestado el virrey don José de Iturrigaray por algo más de trescientos dependientes de casas españolas de comercio y otro puñado de mozos de hacienda, acaudillando
esta turba el ambicioso don Gabriel Yermo, don Agustín de Iturbide, que era por aquel entonces simple subteniente -contaba treinta y cinco años-, se apresuró ansiosamente a ofrecer sus importantes servicios al nuevo gobierno que surgió del vergonzoso motín de los mentecatos chaquetas.
En 1809, traicionó vilmente con su denuncia a los fieles patriotas de Valladolid -los dos Michelena, don José María el militar y el licenciado don José Nicolás, el capitán don José María García Obeso, el cura de Huango don Manuel Ruiz Chávez, el franciscano fray Vicente de Santa María, el comandante don Mariano Quevedo, el licenciado Soto Saldaña y algun otro u otros-; los denunció por la razón de que, siendo alférez en ese tiempo, no lo hicieron mariscal de campo como era su vivo y ardiente deseo.
El cura don Miguel Hidalgo le ofreció el nombramiento de teniente coronel si se unía a sus huestes, cosa que rehusó don Agustín, no por adicta fidelidad a la Corona como se creyera, sino porque miró claro que aumentaría más sus provechos, que era lo que le importaba, combatiendo a los insurgentes que formar en sus filas. Y así fue como allegó grandes riquezas. Desde 1810 dedicóse tenazmente a combatirlos y a perseguirlos con exceso de crueldad, hasta el año 1816 en que se le separó del mando del ejército del Norte, en virtud de las graves y constantes acusaciones que le hicieron algunas casas de importancia de Querétaro y Guanajuato, por los numerosos desmanes y sinrazones que cometió con ellas, y no era nada falso lo que le imponían, pues que impulsado por loca ansiedad de enriquecerse pronto a costa de lo que fuera, atropellaba las leyes e incurría en mil excesos e injusticias.

La hipocresía de Iturbide

Estaba a la sazón en México para responder a los cargos que justificadamente le hacían, pero como era hombre astuto, de muchas mañas, enredos y sin escrúpulos pacatos para romper impedimentos y dificultades, echó sus coordenadas y cálculos y buscando embustes y falsas apariencias se hizo muy de la amistad de don Matías Monteagudo, prepósito que era de la Casa Profesa e inquisidor honorario, y aun entró muy devoto, humilde y contrito en una tanda de ejercicios espirituales sólo con el interesado fin de lograr una recomendación eficaz para el oidor don Miguel Bataller, de quien, como auditor, dependía el despacho de su causa.
Estos engaños los manejaba muy bien Iturbide. Tenía la ostensible devoción de rezar todas las noches el rosario, y si andaba en campaña lo decía a voz en grito para que lo oyeran los soldados, y si estaba en la ciudad, por más tarde que llegara a su casa lo rezaba con sus familiares y criados.
Escribe don Mariano Torrente en su Historia de la Independencia de México que "para acabar de deslumbrar a los fieles realistas, pasó Iturbide a hacer unos ejercicios ejemplares en el convento de La Profesa, durante cuyo tiempo recibió de todos los asociados los más útiles consejos y enérgicas amonestaciones; mas si bien aparentaba este pérfido confidente un aire exterior edificante y una dócil conformidad con las instrucciones de sus maestros, tenía premeditado burlar a unas y a otros, y valerse de tan favorables elementos en su propio provecho".
Iturbide enmieló con su miel, pues tan excelente y amplia obtuvo la recomendación que deseaba, que se sobreseyó su proceso, devolviéndole, además, aunque sólo fuera de nombre, el mando de sus tropas, al frente de las cuales se hizo poseedor de buen historial de ferocidades con las que deslucía sus triunfos, porque Iturbide, al lado de enorme luz, proyectaba sombras llenas de contrastes.
El gobierno, como para estar contento con él y tenerlo a su lado de buen amigo, le arrendó a bajo precio, que nunca le cobró. La Compañía, finca rústica cercana a Chalco, que fue propiedad de los jesuitas y que no se vendió como todos los bienes que les intervinieron a los padres ignacianos, por estar dedicada a fomentar con sus productos las misiones de California. Esa hacienda la utilizaba el Estado con mucho provecho para favorecer graciosamente a aquellos sujetos que le convenía tener gratos.
Siguió el coronel Iturbide en México metido alegremente en un alborotado desenfreno. Escribe don Vicente Rocafuerte que "vivía sólo entregado al juego. que es una de sus favoritas pasiones, y abandonado a sus vergonzosos amores". El irrecusable don Lucas
Alamán dice: "Iturbide. en la flor de la edad, de aventajada presencia, de modales cultos y agradables, hablar grato e insinuante, bien recibido en la sociedad, se entregó sin templanza a las disipaciones de la capital, que acabaron por causar graves disensiones en el interior de su familia", o sea que estaba muy separado de su esposa, la rica doña Ana María Huarte. Don Agustín pasaba de pasión y llegaba a desatino y locura. Con abundante prodigalidad derrochaba y así deshizo una gran máquina de bienes. Sólo empleaba la noche en liviandades, "en medio de una sociedad ---cito a Poinsett- que no se distinguía por su moral estricta, él sobresalíapor su inmoralidad". Él mismo en sus Memorias, que dictó a su sobrino don José R. Malo, afirma que al retirarse a la capital del virreinato fue a seguir "cultivando
mis pasiones". Vida abrasada y frenética.

Crueldad y rapiña

Puso siempre por obra la impiedad. Los ruegos no hallaban en él clemencia. A donde llegaba hacía cruel carnicería. Furores y crueldades ejecutaba con los insurgentes. Tiñó siempre los castigos con mucha sangre. Cientos y cientos de estos patriotas fueron fusilados. Dice don Francisco Bulnes que "era un hombre de guerra notablemente cruel y acostumbrado a matar tanto como a comer y dormir". Hablando de la crueldad de Iturbide asienta don José María Coellar que "cuandono mataba o causaba un daño efectivo, lo inventaba en sus partes militares. en los que se nota no sólo el deseo de agradar a sus superiores con promesas falsas, sino cierta voluptuosidad morbosa que se deleitaba con hacer muertos aunque fuera con la pluma en el papel". Y don Justo Sierra afirma, por su parte, que "tenía detrás una larga historia de hechos sangrientos y de abusos y extorsiones; era la historia de su ambición... exageró su celo, lo que calentó al rojo blanco, por lo mismo que no era sincero, y la espada de represión se tiñó en sus manos de sangre insurgente hasta la empuñadura" y así y todo muchos hay que quieren hacerla pasar por un blanco cordero sin mácula, cuando no era sino hombre, todo un hombre hecho de carne pecadora. El padre jesuita don Mariano Cuevas, en su libro El Libertador, se afana en querer persuadir que no era sino un delicado y suave san Francisco de Asís con sable y charreteras.
Con su genio altivo, dominante y arrebatado de orgullo, manifestaba dondequiera su necio despotismo. A un tal Gilbert, que dizque había dicho de él cosas feas y que, por lo tanto, no le parecieron, lo obligó a firmar un recibo de veinticinco azotes que le mandó dar a muy buen son, bien repicados. Esto mismo hizo alguna vez Federico el Grande, y el coronel Iturbide quiso imitarle. Sí fue de su sola invención el ordenar que al alcalde de Xalapa, don Bernabé El ías, le pusieran una albarda con todos sus atalajes por el gravísimo delito de no haberle podido facilitar unas mulas que necesitaba para que cargasen no se que cosa
Si necesitaba dinero, que siempre lo había menester y con urgencia, "lo tomaba donde podía" sin ningunas dificultades, lo asienta así don Carlos Navarro y Rodriga. Esto lo hizo repetidas veces y no sólo cuando andaba en la guerra persiguiendo y matando insurgentes, sino que aun siendo emperador ordenó el secuestro de todos los' cuantiosos bienes de la mayor parte de los herederos de Hernán Cortés, de los que sacó no pocos provechos.
Carecía de escrúpulos para apoderarse de lo ajeno. Aprovechaba bonitamente su elevado puesto militar para realizar negocios suculentos que le rendían crecidas ganancias. Llevaba a Guanajuato cargamentos de azoggue, necesarísimo para beneficiar la plata y, además, conducía otros muchos artículos también indispensables a los mineros, todo lo cual vendía a elevadísimos precios porque solía mañosamente "retardar el envío de estos cargamentos, siendo jefe de las fuerzas que custodiaban los convoyes". Esto afirma, y no miente, el dicho don Carlos Navarro y Rodrigo.
Hasta con la vida negociaba el señor don Agustín de Iturbide. Vaya aquí un solo botón de muestra para saber cómo las gastaba este señor. Se aprisionó a don Juan Sein para fusilarlo, pero se le perdonó el grave delito de ser simpatizador de la Independencia mediante el pago de ocho mil pesos contantes y sonantes que se repartieron amigablemente el virrey don Félix María Calleja, su listo secretario Villamil y el no menos avisado don Agustín.
El padre Lavarrieta, que conoció muy de cerca tanto a este señor como a su familia, rindió un informe confidencial al virrey Calleja en el que, claro, nada nuevo decía que no supiese este sanguinario sujeto. "No solamente -pone en su escrito, julio de 1816- se hizo comerciante sino monopolista del comercio; poniendo comisionados en todos los lugares, detenía los convoyes; vendía la lana, el azúcar, el aceite y los cigarros por cuenta de él, y para conducir sus cargamentos fingía expediciones del real servicio".
Pero todas estas abundantes riquezas y muchas más que allegó con perseverante dedicación y cuidado, se le fueron en pitos y flautas o como la sal en el agua, y bajó pobre de su inestable trono y en el destierro pasó penurias y hasta tuvo que empeñar alhajas que le dieron cosa de catorce mil pesos para poder vivir algún tiempo con mediana holgura.

Tertulias de La Profesa

Primero, mucha humildad y suavidad, los ojos en tierra fingiéndose ovejita de Dios, para lograr el perdón por sus cosas nefandas, aparente sumisión que encubría finas habilidades; pero después de haberlo conseguido, sacó a relucir todo su carácter imperioso, violento, apasionado. ¿Qué objeto embaucar con hechizos y embustes para pasar por mojigato? Entonces trabó relaciones con la Güera Rodríguez, torbellino brillante y suntuoso. Siempre se les veía a los dos por dondequiera. Se decían ambos dulces cosas apasionadas, mientras que con los ojos se cambiaban el alma. Mutuamente estaban presos y encadenados de amores.
Pero lo diré mejor con las autorizadas palabras de don Vicente Rocafuerte, que tomo de su Bosquejo ligerísimo de la revolución de México -páginas 21 y 22, que también cita sin ninguna rectificación, las acepta y hace suaves sin la menor discrepancia, el descendiente de la Güera Rodríguez, don Manuel Romero de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco, en La corte de Agustín " emperador de México, página 9-: "Contrajo (Iturbide) trato ilícito con una señora principal de México, con reputación de preciosa rubia, de seductora hermosura, llena de gracias, de hechizos y de talento, y tan dotada de un vivo ingenio para toda intriga y travesura, que su vida hará época en la crónica escandalosa del Anáhuac. Esta pasión llegó a tomar tal violencia en el corazón de Iturbide, que lo cegó al punto de cometer la mayor bajeza que puede hacer un marido; con el objeto de divorciarse de su esposa, fingió una carta (y aun algunos dicen que él mismo la escribió), en la que falseando la letra y firma de su señora se figuraba que ella escribía a uno de sus amantes; con ese falso documento se presentó Iturbide al provisor pidiendo el divorcio, el que consiguió, haciendo encerrar a su propia mujer en el convento de San Juan de la Penitencia. Esta inocente y desgraciada víctima de tan atroz perfidia, sólo se mantuvo con seis reales diarios que le asignó para su subsistencia su desnaturalizado marido". y añade Rocafuerte en una nota: "iQué mudanzas! iY cuán voluble es la rueda de la fortuna! Ahora cinco años esta desventurada criatura hubiera cambiado su suerte por la última criada honrada de México, y hoy que tiene una corona en la cabeza, no hay individuo de ningún sexo que pueda aguantar el peso de su orgullo, su impertinencia y vanidad",
Sólo para mantener tela de conversación de lo que por entonces acontecía en España, se reunían en animada tertulia en una sala llena de libros y con viejas pinturas de la santa Casa de Ejercicios llamada por todos La Profesa, varios señores orgullosos, personas de la nobleza, adinerados propietarios, gente del alto clero, militares, oidores, todos los fieles partidarios del absolutismo que sentían y respetaban como un dogma.
El jefe de estos tertuliantes retrógrados era el prepósito don Matías Monteagudo, hombre de mucha representación y valimento en el partido español, por lo que contribuyó en la indebida deposición del virrey don José de Iturrigaray, y también por haber influido mucho en el Santo Oficio de la Inquisición para que se procesaraal cura batallador y heroico estratega don José María Morelos y Pavón, Entremetió Monteagudo su baja obra con los inquisidores y de ella se derivó la condenación del gran caudillo.
Sobresalían también en esas reuniones de altivos, el prepotente inquisidor don José Antonio Tirado, que jamás se prestaba a transigir, fiscal que fue en la causa desrazonada del heroico cura de Carácuaro; el oidor don Miguel Bataller, regente de la Audiencia, quien decía a menudo con cara ceñuda y blandiendo el índice, autoritario y amenazador: "Mientras exista una mula tuerta manchega en España, ésta deberá dominar a los mexicanos". Todos estos enhiestos tertulianos abominaban de la Constitución porque les extinguía sus antiguos privilegios y prerrogativas que creían, con muy sólida convicción, que deberían de ser perdurables a través del tiempo, sin mudanzas ni variaciones, estar firmes en un mismo estado aunque la tal Constitución no era sino un fácil asidero que los reyes soltaban o tomaban según les convenía.
Esta tertulia de señores presuntuosos y de escasos alcances, poco a poco pasó adelante; de sólo conversaciones sin trascendencia, la reunión se mudó en junta secreta de conspiradores, si no con la aquiescencia del virrey, sí, al menos, con su benévolo disimulo. Pretendían los conjurados que en la Nueva España no se jurase la Constitución, con el pretexto de que el amado don Fernando -ibonito bribón!- había sido cruelmente obligado a aceptarla en contra de sus altos principios religiosos y morales -¿cuáles principios tenía ese malvado mentecato?-, y que mientras se
establecía el benéfico absolutismo, la única forma buena de gobierno que hacía feliz a todo el mundo, se gobernase en México con las sabias e inigualables leyes de Indias. Esto sí es verdad, pues ese cuerpo legislativo es lo mejor que ha habido.

Libertad para los ricos

Todo esto no era sino proclamar la libertad de México, que así no iba a aprovechar en nada al pueblo, sino únicamente a las clases altas, clero y gente noble, para conservar íntegros sus privilegios, fueros y riquezas. Aceptados sin discrepancia estos propósitos, se formuló una nueva proposición que tuvo cabida y consentimiento en todos aquellos señores: proclamar la Independencia, ya de tan urgente necesidad, y libre la Nueva España I.¡f! le ofrecería su gobierno a un Infante español, para que en ella mandase como soberano absoluto, sin Constitución ni otras zarandajas que le estorbaban sus actos con impedimentos.
Más para acaudillar esta revolución era menester un jefe militar, ¿Dónde encontrarlo? Sonaron varios nombres que no tuvieron eco eficaz. Pero la Güera Rodríguez, de vitalidad desbordante, con ánimo y pecho brioso, que era muy asidua concurrente a esas reuniones y andaba entre todos los conjurados con alegre familiaridad, habló de su amado coronel don Agustín de lturbide con ardiente entusiasmo y con el fogoso donaire que ponía en todas las cosas de su vida, siempre alegre, proponiéndolo como el jefe adecuado para esa gloriosa campaña que se iba a emprender. El doctor don Matías Monteagudo, con su gran autoridad, la secundó, alentando a los dudosos, diciendo además, encarecidos loores de ese hombre audaz, persistente, valeroso, que huía de toda pusilanimidad y que siempre cobraba ánimo en las dificultades y confianza en el peligro.
¿Para qué más? Los conjurados aceptaron a don Agustín de lturbide con alegre beneplácito, si" ponerle ningún pero, pues no atrevíanse, por temor y respeto, a contradecir al prepósito Monteagudo. Cedían todos sin réplica a su autoridad y talento. Además, de sobra sabían con qué saña feroz combatió Iturbide a los insurgentes y, con esa excelente táctica, estaban seguros que conduciría a buen éxito la campaña que se le encomendaba con tantísimo entusiasmo. Era el fuerte Varón de Dios como rezaba el anagrama latino Tu vir Dei que con su apellido Iturbide, compuso uno de sus asiduos aduladores, o "el del camino fuerte", que esto en el áspero vascuence es lo que quiere decir su dicho apelativo, o bien el Agustinos Dei Providentia, como decretó el adulador Congreso que llevase este lema la moneda imperial que se iba a acuñar con el busto de don Agustín.
Hay por ahí algunos que niegan ese hecho verídico alegando peregrinas razones, pero por tradición se sabe su certeza, y, además, don Carlos María de Bustamante lo asegura porque lo supo bien, pues este señor en todas partes metía los ojos y hasta las narices para averiguar verdades. Don Agustín de Iturbide estaba rendido por el deslumbramiento de esa bella mujer, quien alcanzó, por lo mismo, mucha cabida con él. Don Agustín le fiaba todos sus pensamientos. Se desabrochó con ella su pecho y dábale parte de sus secretos más ocultos. Así es que "cuando marchó al sur -dice Bustamante - con la idea de hacer la Independencia de México, consultaba sus planes y propósitos a la Güera como se refiere que el romano Numa Pompilio lo hacía con cierta ninfa sabia en las artes mágicas".
"Dicese que algún descendiente de la Rodríguez conserva aún en su poder cartas muy curiosas del emperador, en que pedía consejo a su amiga, lo cual demuestra el alto concepto que de ella tenía el entonces árbitro de los destinos de la nación mexicana".

Los amores con la Güera

En la página 10 de La corte de Agustín /, emperador de México, escribe su autor, que lo es don Manuel Romero de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco y caballero de Malta como dije antes que se añade a este título, lo que es cosa verdaderamente importantísima para sus contemporáneos: "Que no existe prueba fehaciente para el aserto" (de los amores de la Güera con Iturbide. Fehaciente o fehaciente significa lo que hace fe en un juicio, véase esto en cualquier diccionario, y no se entabló juicio alguno, que yo sepa, para demostrar los líos de esa dama y el héroe trigarante. Nadie tenía interés en probar eso que de público se sabía y estaba tan a la vista, a no ser su esposa, Ana María Huarte, si fuese ciega esta señora y no viese lo que todos veían. Ciego es el que no ve por tela de cedazo. No hubo tampoco persona alguna que llevase un notario para que dijese extrajudicialmente de lo que hacían doña María Ignacia y el señor don Agustín.
Continúa diciendo don Manuel Romero de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco y caballero de Malta, que "pronto se propagó en todo el país la especie de que el jefe de las tres garantías tenía relaciones amorosas con la famosa Güera Rodríguez y hasta llegó a decirse que éstas tuvieron gran influjo en la Independencia". Para reforzar esto del "gran influjo", copia don Manuel Romero de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco y caballero de Malta. lo que escribe don Guillermo Prieto en una página de sus Memorias: "que este influjo era tal" que cambió la ruta señalada para el desfile del Ejército Trigarante "porque así lo quiso la dama favorecipor el caudillo de las tres garantías".
Salía sobrando enteramente este refuerzo con la cita de don Guillermo Prieto, pues era demasiado conocido ese influjo por lo que había de por medio entre Iturbide y esa dama "famosa", como la llama el señor Romero de Terreros.
Estas felices relaciones amorosas de la placentera doña Ignacia Rodríguez las dice don Mariano Torrente en su documentada Historia de la Independencia de México, quien trató muy de cerca al taimado don Agustín de Iturbide, pues al llegar en destierro a Liorna lo encontró en este puerto en donde Torrente había sido cónsul de España. Como don Mariano era hombre culto y conocedor de idiomas que hablaba con la corrección y soltura del propio, Iturbide lo tomó a su servicio como secretario porque creyó que en ese desempeño le sería muy útil. Se dice que el encuentro de estas dos personas no fue nada ocasional, sino buscado a propósito y con maña, ya que el sapiente y políglota don Mariano era un hábil espía de Fernando VII. Este "baldón de la especie humana" le pagó la edición de su libro, bien nutrido de noticias importantes.
Pues bien, don Mariano Torrente dice en esa obra de la amistad. digámosle así, con suave eufemismo, que unió a Iturbide y a la célebre señora Rodríguez, pero sin poner el nombre de ésta y aunque lo calle por "decencia" se saca en el acto Que es a ella ni más ni menos a quien se refiere de manera clara y patente. Está su nombre tan oculto como aquello que traía en una canasta el quídam del cuento y que decía al que se encontraba: "Si me adivinas lo que traigo aquí, te doy un racimo".
Don Rafael Heliodoro Valle examinó minuciosamente en Washington el copiosísimo archivo par ticular de don Agustín de Iturbide y Arámburo que se guarda en la Biblioteca del Congreso, y con todo aquello que de él copió compuso trece largos artículos llenos del mayor interés. con el título común de Redescubriendo a Iturbide que publicó en el diario Excelsior de esta ciudad de México del 28 de diciembre de 1950 al 20 de enero de 1951.
Antes que el señor Valle, ya había explorado ese riquísimo archivo don Mariano Cuevas. arisco y atrabiliario padre jesuita, quien solamente utilizó para escribir su libro El libertador, apasionado como todos los suyos, las piezas firmadas por don Agustín. Olvidó el padre Mariano que las "personal idades históricas deben ser reconstruidas no sólo por lo que dijeron bajo su firma, sino por lo que les dijeron otros, en ese tono que el ambiente epistolar permite que suene claro, redondo, a pesar de los años que amontonan pátina y olvido".
Carta de cobro

Pues bien, entre lo mucho que utilizó el señor Valle de los abundantes papeles iturbidianos, está la curiosa carta de un fraile en la que enumera algunos adeudas que tenía doña María Ignacia Rodríguez de Velasco, y don Rafael Heliodoro la precede con este párrafo después del título que le dio de Deudas de la Güera Rodríguez: "Deploro cordialmente que el licenciado Artemio de Valle Arizpe no haya conocido el documento que va en seguida. porque le habría dado mucho color en su delicioso libro reciente La Güera Rodríguez. La presencia de este documento entre los cartapacios de Iturbide es una prueba indudable de que tenía magníficas relaciones. Dice así:

Colegio de San Gregorio, diciembre
20/1822.

Muy señora mía:
La ejecutiva necesidad en que estoy de dar cumplimiento a las obras pías que son a mi cargo. me hizo ocurrir al Excmo. señor D. Domingo Malo, en solicitud del justo pago de la cantidad de novecientos treinta y tres pesos, dos y medio reales, que por razón de réditos adeuda usted a este colegio, por los vencidos en dos años cumplidos en catorce del último agosto. y un tercio más en catorce del presente diciembre, por el capital de ocho mil pesos que su Hacienda de la Patera reconoce a favor de mi colegio.
No es de menos atención para mis deberes el otro crédito de cuarenta pe sos que por el capital de cuatrocientos adeuda usted también por dos años de réditos cumplidos en 15 de septiembre último al Colegio de San Pedro y San Pablo, hoy a Temporalidades, cuyo cobro es a mi cargo, y cuyo destino recomendable me estrecha a reclamarlo.
Dicho señor me contestó no ser ya de su administración los bienes de usted por tenérselos ya entregados; por cuya causa suplico a su bondad se sirva providenciar el pago referido del cual depende únicamente el cumplimiento de las obras pías a que está afecto y a que es responsable en todo evento la finca hipotecada; sirviéndose al mismo tiempo disimular la molestia de su afto. Servidor y Capellán Q.S.M.B.
Fr. Juan Francisco
Calzada. "

Es indudable que la donairosa Güera, de tan suelta gracia, no le envió esta carta de cobro a Iturbide con el único objeto de que la viese, sino que se la entregó para que después de que se hubiera enterado de su contenido, le mandara pagar esos adeudas, cosa que, de seguro, haría gustoso, teniendo en cuenta lo extremadamente desprendido que era, agregado a esto la sabrosa intimidad que mantenía con la desenvuelta dama. Si esta señora hubiese cubierto las sumas que le cobraba el fraile, estaría entre sus papeles la dicha carta y no habría razón alguna para que se encontrase entre los de don Agustín.

Los atractivos seductores

Escribe el mentado historiador Mariano Torrente: "La primera persona a quien confió Iturbide el sigiloso Plan de La Profesa fue a una de las señoras principales de México, en la que la naturaleza había prodigado de tal modo sus favores, que parecía que se había empeñado en formar un modelo de perfecciones. Su talle elegante, su rubicundo color, sus ojos rasgados, la frescura de su tez, sus bien delineadas formas, y el más interesante conjunto de gracias competían con la amabilidad de su carácter, con la dulzura de su voz, con la sutileza de sus conceptos, sagaz previsión, agudeza de talento, rara penetración y práctica del mundo. No es extraño, pues, que un ser adornado de tan seductores atractivos hubiera merecido toda la confianza de quien tenía bien acreditada su afición a quemar incienso ante los profanos altares del amor".
Aquí el autor pone una Nota, ésta: "Tenía ya dicha señora más de cincuenta años y conservaba tan fresca su belleza, que nadie que la haya conocido en aquel tiempo dirá que haya exageración en el cuadro que acabamos de trazar. Bastará éste por sí solo para no equivocarse en su designación, aunque por decencia se suprima su nombre". Hasta aquí el comentario. Sigue el texto:
"Esta nueva Ninette de L`Encos trató desde luego de influir en el centro revolucionario fomentando la aversión en quien estaba muy inclinado a seguir la independencia para vincular en sus manos el mando supremo. Quedó, pues, convenido entre ambos que se sometiera al licenciado Zozaya el encargo de reformar el Plan de La Profesa en el sentido de la independencia; y como ese letrado no supiese pedir prestadas a su dominante pasión por el juego las horas necesarias para este trabajo, se encargó de él al licenciado don Juan José de los Monteros, quien formó el que luego fue conocido con el nombre de Plan de Iguala.
"Los asociados de La Profesa, que ignoraban estos pérfidos amaños y artificiosos manejos, trabajaban incautamente por proporcionar a Iturbide, para destruir la Constitución, los medios que luego sirvieron para asegurar el triunfo de la rebeldía".
Mediante la eficaz recomendación de los pacatos señores de La Profesa al virrey don Juan Ruiz de Apodaca, que tenían sus simpatías, lo nombró "comandante general del sur y rumbo de Acapulco" y manifestó que iba a exterminar a los únicos rebeldes que quedaban, al enriscado Vicente Guerrero, Pedro Ascencio y las partidas insignificantes, pero bravas, de Montes de Oca y de Guzmán. En esa región abrupta la Independencia se defendía por sí misma, pues allí cada paso es un abismo y cada jornada una insolación.
Puso el Virrey bajo el mando del coronel Iturbide el mayor ejército que hasta entonces se había formado y él, con su peculiar habilidad, todavía lo aumentó mucho más, ayudado siempre con pronta eficacia por Apodaca, quien no le negaba ni escatimaba tampoco cosa alguna de cuantas le pedía, que eran muchas, ya en refuerzos, municiones o dinero.
Los fieles realistas estaban más que satisfechos, encantados; no cabían en sí de loca alegría, pues todos hallábanse suficientemente informados de lo tremendo que era don Agustín con los insurgentes, que no dejaba, como se dice, títere con cabeza, y, además, conocían su osadía y arrojado valor, y, sobre todo, lo miraban casi a diario confesar y comulgar con gran devoción y se sabía que era frecuentador asiduo de iglesias y conventos y, asimismo, dizque sabíase bien que vivía lleno de grandes austeridades y que en su casa rezaba, con todos sus criados, largos rosarios de quince misterios y que hasta se propuso la ardua, la penosa tarea, que Dios le tomaría muy en cuenta para la remisión de sus más grandes pecados, de traer al buen camino a la tempestuosa Güera Rodríguez. El coronel cimentaba interesados embustes para llegar a sus fines, con esa máscara que tomaba de santidad.
Lo cierto de todo es que el muy marrullero, junto, demasiado junto, con esa hermosa mujer toda ímpetu, llena de hervor vital, rezaban, a saber qué cosas, muy solitos ambos en una casa del Puente Quebrado. Todas estas demostraciones de acendrada piedad daban a los incautos realistas las más sólidas garantías para el recto desempeño de la comisión de acabar con todos los sublevados del sur, sin dejar ni uno solo.
Como don Agustín era hombre listo y nunca se le helaban las migas entre la boca y la mano, puso, desde luego, todo su ingenio y actividad, que era mucha. para atraerse a Guerrero y a los suyos a fin de que se pusieran de acuerdo de cómo darle fin a la lucha: y aunque don Vicente no le tenía ninguna confianza a don Agustín, sabiendo, como lo sabía, y lo sabía todo el mundo, las tremendas atrocidades que cometió con los insurgentes, al fin pudo lograr Iturbide, valiéndose de hábiles intermediarios, que don Vicente Guerrero se adhiriera al plan que habían forjado y vino el famoso abrazo de Acatempan en que se acogieron como dos buenos amigos. Esto lo comunicó al virrey don Juan Ruiz de Apodaca, quien le contestó, satisfecho, "que nada había deseado como el restablecimiento de la paz general conforme a las órdenes y piadosas intenciones del rey".
Iturbide sostuvo nutrida correspondencia política con la Güera Rodríguez, y todas las cartas que le hacían llegar a sus manos las firmaba don Agustín con el seudónimo femenino de Damiana. El comandante José de la Portilla declaró que Iturbide le había mandado un oficio con otro para el virrey, pero que ignoraba las razones que tenía para ello. si bien era de la confianza de Iturbide y su ayudante de campo. "Que cuando vino condujo algunas cartas abiertas para las familias de algunos oficiales que se hallan en aquel destino; otras, cerradas, para el padre y esposa de Iturbide, y otra, que le encargó lturbide, bajo la mayor reserva, para que la pusiera en manos de una señora conocida. en esta capital, por la Güera Rodríguez, protestándole al que declara que contenía sólo asuntos familiares, sin mezclarse de ninguna suerte en los de Estado; que dicha carta le movió a curiosidad y que bien satisfecho de que no volvería a hallarse bajo la dominación de Iturbide sino muerto o prisionero (lo que es muy dudoso) abrió dicha carta y la leyó al señor coronel don José! Joaquín Márquez y Donallo y a su ayudante, capitán don Manuel Santiago de Vargas, y habiéndole aconsejado el último que evacuase la comisión que encargo Iturbide y extraer la contestación de la dicha Rodríguez para que con mas conocimientos diese cuenta al Exmo. señor virrey, no lo venficó así, sino que todas las cartas, sin excepción las puso en manos de dicho señor excelentlsimo y, además, le dio verbalmente todas las noticias que sabía" "Do la Portilla aseguró que trataba de atraerse la confianza de Iturbide, pero que no creía haberlo logrado"; y "que bien demuestra la misma de la Rodríguez en la' que se firma Iturbide con el nombre de Damiana, y se explica en ella en términos que no se puede formar sentido sin tener antecedentes. y que éste no lo tenía el declarante".
Tomé lo anterior de Redescubriendo a Iturbide de que antes ya di noticia, por Rafael Heliodoro Valle, publicado en Excelsior de 20 de enero de 1951.

Religión, Independencia y Unión

Claro está que la correspondencia de la trasloada doña María Ignacia con don Agustín de Iturbide está llena de frases convenidas de antemano, de giros velados que le daban a las palabras otro diferente viso para entenderlas en modo interpretativo, de otra manera de como estaban escritas. Era una clave ingeniosa estudiada con cuidado y de común acuerdo entre los dos amantes para esconder el sentido recto de todo lo que se comunicaban y nadie desenvolvía el secreto por más que sudaran y se atareasen el entendimiento los más ingeniosos para develarlo. Ninguno participaba de sus secretos misteriosos,
Grande y fina habilidad demostró el coronel lturbide para hacerse en la Puebla de los Ángeles con una imprenta para imprimir el famoso Plan de La Profesa reformado en sentido de la Independencia por el licenciado don Juan José Espinosa de los Monteros; pero estuvo aún más hábil y astuto para adquirir suficiente dinero del obispo don Juan Cruz Ruiz de Cabañas y Crespo, a quien le sacó más de veinticinco mil pesos, con sutilísimos engaños bien tejidos, y aun se burló de la creeldad del virrey Apodaca para hacer que saliera de México la conducta llamada de los manilos, que conducía al puerto de Acapulco más de quinientos mil pesos, producto de las ventas de lo que trajo la nao de la China. Pegósela buena al ofrecerle lo que no pensaba hacer.
Ya de entero acuerdo con el teniente coronel don Vicente Guerrero, así como con todos sus parciales para unirse y proclamar la libertad de México, se publicó en Iguala la famosa proclama, fundando la necesidad de la Independencia en el curso ordinario de las cosas humanas y cuyos artículos esenciales eran la unión entre europeos y mexicanos, la conservación de la religión católica sin tolerancia de otra alguna y el establecer una monarquía moderna con el título de Imperio Mexicano para ofrecer el trono a Fernando VI; pero que si éste no se presentaba personalmente en México a jurar la Constitución que habían de dictar unas cortes, serían sucesivamente llamados los infantes sus hermanos y, a falta de estos serenísimos señores, el archiduque Carlos de Austria u otro individuo de casa reinante a quien eligiese el futuro y renombrado Consejo.
A estos principios se les llamó de las Tres Garantías, Religión, Independencia y Unión, y se adoptó una bandera con los colores blanco, verde y rojo, puestas las tiras en sentido diagonal. con una estrella dorada de cinco picos en cada franja. Éstas simbolizaban el cumplimiento de las Tres Garantías: el color blanco, la pureza de la Religión; el verde, el movimiento insurgente, la Independencia; el rojo, al grupo de españoles que secundaban este patriótico movimiento, que era la anhelada Unión. Don José Magdaleno Ocampo, sastre de Iguala, fue quien hizo la primera bandera del México independiente.
Con ardoroso entusiasmo y alegría se proclamó este plan y juró sostenerlo a costa de su sangre todo el numeroso ejército reunido en Iguala. Hubo tedéum solemne y nutridas salvas entre largos repiques. Con himnos y loores alababan todas las bocas al inmaculado patriota don Vicente Guerrero y a don Agustín. Fueron grandes las alegrías. Resonó el lugar entero con gloriosas aclamaciones. Se hizo de ello fiesta y regocijo.
Con sobra de razón todo esto, pues México se había independizado de España. lturbide se nombró a sí mismo "Primer Jefe del Ejército".
Fernando, rey de la
Nueva España
Está bien comprobado, sin lugar a duda, que estuvo en poder de la Güera Rodríguez la famosa carta de Fernando VII, escrita de su letra y por su mano, de la cual salieron los principios del Plan de Iguala, pues dio la exacta solución para hacer la Independencia. Don José Presas trajo personalmente esta misiva al virrey don Juan Ruiz de Apodaca, la cual vio el marqués del Jaral de Berrio, así como otros señores respetables que pertenecían a la logia Arquitectura moral, sita en la calle del Coliseo Viejo. Como el virrey también era masón, por eso se la mostró a esos sus conmilitones.
La carta del abyecto y protervo Fernando era ésta:
Mi querido Apodaca:
Tengo noticias positivas de que vos y mis amados vasallos los americanos, detestando el nombre de Constitución,
sólo apreciáis y estimáis mi real nombre: éste se ha hecho odioso en la mayor parte de los españoles que, ingratos, desgraciados y traidores, sólo quieren y aprecian el gobierno constitucional y que su rey apoye providencias y leyes opuestas a nuestra sagrada religión.
Como mi corazón está poseído de sentimientos católicos, de que di evidentes pruebas a mi llegada de Francia con el restablecimiento de la Santa Inquisición y de la Compañía de Jesús y otros hechos bien públicos, no puedo menos de manifestaros que siento en mi corazón un dolor inexplicable; éste no calmará ni los sobresaltos que padezco mientras mis adictos y fieles vasallos no me saquen de la dura prisión en que me veo sumergido, sucumbiendo a picardías que no toleraría si no temiese un fin semejante al de Luis XVI y su familia.
Por tanto, y para que yo pueda lograr la grande complacencia de verme libre de tantos peligros, de la de estar entre mis verdaderos y amantes vasallos los americanos y de la de poder usar libremente de la autoridad real que Dios tiene depositada en mí, os encargo, mi querido Apodaca, que si es cierto que vos me sois tan adicto como se me ha informado por personas veraces, pongáis de vuestra parte que ese reino quede independiente de éste; pero como para lograrlo es necesario valerse de todas la inventivas que pueda sugerir la astucia (porque considero yo que ahí no faltarán liberales que puedan oponerse a estos designios), a vuestro cargo queda el hacerlo todo con la perspicacia y sagacidad de que es susceptible
vuestro talento; y, al efecto, pondréis vuestras miras en un sujeto que merezca toda vuestra confianza para la feliz consecución de la empresa; que en el entretanto yo meditaré el modo de escaparme incógnito y presentarme cuando convenga en mis posesiones; y si esto no pudiese yo verificarlo porque se me opongan obstáculos insuperables, os daré aviso para que vos dispongáis el modo de hacerlo; cuidando, sí, como os lo encargo muy particularmente, de que todo se ejecute con el mayor sigilo y bajo de un sistema que pueda lograrse sin derramamiento de sangre, con unión de voluntades, con aprobación general y poniendo por base de la causa la religión, que se halla en esta desgraciada época tan ultrajada, y me daréis de todo oportunos avisos para mi conocimiento y gobiemo por el conducto que os diga en lo verbal (por convenir así), el sujeto que os entregue esta carta. Dios os guarde: vuestro Rey, que os ama.
Femando. Madrid. a 24 de diciembre de 1820.

De esto vino, principalmente, que se nombrara a lturbide para realizar el plan propuesto por el monarca, ese "chispero infame y manolo indecente". Como la Güera Rodríguez andaba en la intriga para la designación de su amigo con el fin de que fuera él quien tuviese el mando de las tropas que irían al sur, dizque a sosegar a los rebeldes, ella tuvo en su poder la mentada carta del falaz rey chulón. Llegó ese papel a poder suyo o bien porque se lo dio el mismo don Agustín de lturbide, a quien, a su vez, se lo había entregado don Juan Ruiz de Apodaca para que se enterase de los deseos de Fernando, o bien, puede ser, que alguien lo sustrajo de donde lo tenía bien guardado el virrey y se lo entregó a doña María Ignacia, que se hallaba patrióticamente muy metida en el ajo.
El caso es que, de cualquier manera de éstas, la Güera poseyó la tal misiva y ésta no apareció entre sus papeles particulares, acaso porque la destruyó para no comprometer al rey Fernando, quien siempre la negó, pues era un bribón de siete suelas, pero no un tonto, y ya con esto el infame se aferró más en que nunca había existido esa carta que aquí, repito, vieron muchas personas llenas de probidad que no tenían por qué mentir de tan común acuerdo.

Arcos triunfales

El día 27 de septiembre de 1821 el Ejército Trigarante hizo en México su vistosa entrada triunfal, entre las claras voces de los clarines, el tarantántara de los tambores y el alborozado estruendo de los repiques, en los que se injertaba alegre el múltiple y constante estallido de los cohetes. La ciudad ardía en gran deleite que expresaba en vítores fervorosos al libertador. México entero, encendido de gozo, echó llave a sus casas, y amos y criados se trasladaron a las calles por donde iba a pasar el vistoso desfile de las tropas trigarantes. Aquellos que no tenían quién les sirviera cerraron sus puertas y fueron a aumentar el contento popular, que atronaba con músicas y con larga algazara de festivos vivas que prolongaban los ecos; las campanas, llenas de júbilo, avivaban a los corazones ansiosos.
Ese día lo señaló todo el mundo con piedra blanca. Se decía por todas partes que esa gran hazaña de don Agustín de Iturbide merecía esculpirse en mármoles y grabarse en bronce.
La carrera que iba a seguir el Ejército Libertador se acordó fuese desde la Tlaxpana por San Cosme, Puente de Alvarado, costado de la Alameda, Mariscala, San Andrés y calles de Tacuba, para pasar en seguida frente al Palacio Virreinal en donde estaría el virrey don Juan de O'Donojú, recientemente llegado a México. Pero Iturbide mandó desviar la columna con el galante fin de que doña María Ignacia Rodríguez de Velasco presenciara el desfile y lo viese a él muy arrogante al frente de sus tropas invictas. Cambió a última hora las órdenes de la marcha y quiso pasar por la calle de La Profesa, en la que estaba la casa morada de esa magnífica señora con quien tenía sus alegres veleidades.
Se hallaba doña María Ignacia con el cuerpo bañado en deleite, como beatificada con arroyos abundantísimos de bienaventuranzas. Se hizo la marcha desde el Paseo de Bucareli por las calles de San Francisco, que no podían estar más llenas de gente entusiasta, toda ella con el alma llena de gozo y fiesta. En esas engaladas rúas no hubiese cabido un arroz, como suele decirse para ponderar la gran muchedumbre que hay en un lugar.
Se detuvo un instante el héroe en la esquina del convento franciscano en donde el cabildo municipal había mandado levantar un elevado arco de triunfo, cuya arquitectura adornaban banderas y largos gallardetes con los colores trigarantes. AII i el Ayuntamiento tuvo el alto honor de entregarle las' llaves de la ciudad, que eran de oro, puestas en una bandeja de gruesa plata repujada, las que en el acto devolvió Iturbide después de un breve discurso del regidor decano y de un gentil intercambio de sonrisas, saludos y otras bien estudiadas y exquisitas cortesanías, y siguió un redoble profundo de tambores junto con la regocijada resonancia de las trompetas y campanas. Llenaba el aire un largo retumbar de gritos y de aplausos.
La famosa Güera estaba puesta al balcón con el rostro dado suavemente de blanquete, con tenues frescores en las mejillas que armonizaban con el desleído azul de sus ojos. Se hallaba muy entre sedas, con encajes y joyas lucientes y con el alma cargada de gozo. El brillo de las armas, entre un ondear de plumas, le anunció mil próximos contentos, expansiones vehementes.
Iba don Agustín muy enhiesto, airoso y bizarro, con un uniforme muy galano; en cada vuelta del galón de oro se veía prendido un minúsculo relumbre. Montaba muy gallardo un caballo alazán, braceador y de gran alzada.
El bélico frisón se lozanea del ronco tarantántera incitado, como d ice en su Arauco domado Pedro de Oña. Rodeaba a Iturbide el brillante bullicio de su Estado Mayor, además de un crecido estol de altos personajes ataviados con todo fausto. Los ojos de doña María Ignacia, guiados por el alma, lo descubrieron pronto, entre tanto ardiente colorín y tanto refulgir de metales. La alegría que le salió a la cara voceó y pregonó en el acto el buen hallazgo. Los ojos de él también dieron con lo que apetecía e igualmente les salió el contento al verla tan radiante, vestida y adornada con esmero suntuoso, y con mil alhajas fulgurantes. Ambos cambiábanse el alma con la mirada, mientras el versicolor abanico de nácar aleteaba con muelle parsimonia, poniendo aire fresco en el rostro de la dama y llevándose perfumes.
Don Agustín, con voz magnífica de mando, detuvo la columna, y ante la pasmada admiración de todo el mundo, se desprendió del sombrero una de las simbólicas plumas tricolores que en él llevaba ondeando, y con uno de sus ayudantes de campo la envió muy galán a la donairosa y traviesa dama, quien la tomó con delicada finura entre el índice y el pulgar, como si fuese cosa quebradiza, de suma fragilidad, y con magnífico descaro se la pasó por el rostro varias veces, lenta y suavemente, acariciándoselo con voluptuosa delectación. Su rostro con aquel roce se le coloreó de alegría con el pregusto de futuros y largos contentos. Su gozo en aquel instante era igual a las ansias de su deseo. Por el aire diáfano, traspasado de sol, de aquella mañana limpia como un diamante, bajó la sonrisa de ella a pagarle a Iturbide la rendida fineza. Más tarde celebraron el fausto acontecimiento con las expresiones de rigor en tales casos, tras de mucha ausencia y mucho deseo.
Don Manuel Romero de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco, en su libro Ex antiquis, páginas 227 y 228, dice que la Güera "tuvo gran amistad con lturbide", y itanta!, digo yo, y cuenta lo que es bien sabido de que don Agustín desvió el desfile del Ejército Trigarante de las calles de San Andrés y Tacuba por donde iba a pasar, para que fuera por las de San Francisco "con el objeto de que ella pudiera admirarlo desde su casa de la calle de La Profesa" y cuenta, además, "que detuvo la marcha y, desprendiendo de su sombrero una de las plumas tricolores que en él llevaba, la envió con uno de sus ayudantes a la hermosa Güera".
A propósito de esta pluma quiero poner aquí, ya que viene a pelo, lo que don Jesús Galindo y Villa escribe en el capítulo titulado Las reliquias del general, que es uno de los de su ameno libro Polvo de historia. El general don Vicente Riva Palacio era poseedor de muchos curiosos objetos históricos entre los que estaba una silla que fue del cura Hidalgo, una espada de Mina, una parte del uniforme militar de su abuelo, el general don Vicente Guerrero, etcétera, y el "penacho o plumaje tricolor, que Iturbide usaba en su gran sombrero de empanada, cuando en medio de las aclamaciones de un pueblo delirante de gozo, entró en la ciudad de México el venturoso 27 de septiembre de 1821, al frente del Ejército Trigarante. Dicen que se lo regaló la famosa Güera Rodríguez".
Por la noche fue adecuada la celebración de las paces firmadas en Iguala. En la fachada del Real Palacio, en la del Ayuntamiento, así como en todas las casas del Estado, se hicieron profusas iluminaciones que dizque fingían bien la claridad diurna. Además de esto la noche que se asentaba en la Plaza Mayor se aclaró más, aunque fugitivamente, en los multicolores fuegos pirotécnicos que se multiplicaban en castillos, altos y complicados, y en aisladas girándulas. También llenaron la noche el sin fin de los cohetes voladores que volcaban brillantemente sus flores de luz. Todo esto estaba hecho con mucho arte por los mejores polvoristas. La Güera e Iturbide, con sus almas también muy de fiesta, presenciaron desde un balcón del palacio, junto con el virrey y las encumbradas personas de su corte, el incendio' multicolor de los castillos y el bullicio de la gente que llenaba la plaza.
El cetro Y la corona

"Iturbide -vuelvo a citar a don Carlos María Bustamante- después de idear el notabilísmo Plan de Iguala, lo juró solemnemente, así como los demás jefes de la revolución separatista; en aquel documento se hacían promesas muy formales al pueblo mexicano respecto del sistema de gobiemo que había de regir la nueva nacionalidad. No se dijo allí, ni por asomo, que un mexicano ocuparía el solio del imperio, porque a la sabiduría política de Iturbide no se ocultaba entonces que intentarlo era fracasar, como sucedió más tarde. Pero la popularidad del héroe de cien batallas, del libertador, del verdadero Padre de la Patria, iba creciendo más y más cada día; y no cien, ni mil, ni cien mil mexicanos, pedían a gritos la consagración de Iturbide emperador, sino toda la Nueva España, como un solo hombre", y sucedió entonces que el famoso guerrero y libertador aceptó el cetro y la corona que se le ofrecía, sin pensar que con ello las promesas de Iguala se disipaban como nubes de verano, y que el pueblo, que al fin todo lo comprende y todo lo descubre, tacharía de ambicioso al que antes colmara de honores.
Naturalmente, la Güera Rodríguez tuvo conocimiento de la resolución adoptada por Iturbide; y cuando él solicitó el parecer de su bella amiga, ésta díjole con la penetración de un augur, poco más o menos, lo siguiente: guardaos muy bien de aceptar la corona, don Agustín, porque yo sé que cuantos hombres entran a Palacio pierden la cabeza. -Daré garantías, conservaré el orden -repuso Iturbide.
-Pensad observó la dama-, que la primera cabeza que caerá será la vuestra. Cuando el Presidente del Congreso puso a lturbide la refulgente corona imperial, se le ladeó rápida hacia una oreja con lo que estuvo a punto de ir a dar al suelo, y en el acto exclamó don Rafael Mangino, con un cierto dejo de ironía:
-¡Cuidado, no se le vaya a caer a Su Majestad!
-iYo haré que no se me caiga! -contestó también rápido don Agustín. Pero a pesar de todo lo que hizo no la pudo sostener firme en su cabeza con las violentas arremetidas que le daban los liberales.
Al fin se le vino abajo definitivamente al del "camino fuerte", que esto, en vascuence, significa Iturbide, como aquí decimos, o Itúrbide, como en España se pronuncia este apellido, con acento en la u.

Su Alteza Serenísima

El archivo del general don Vicente Guerrero, que posee el general don Juan Andreu Almazán, guarda una hoja volante que salió a luz en 1882 de la "Imprenta Imperial (contra el despotismo)" y su autor la firma sólo con sus iniciales: D.B.T. Dice así ese papel:
DUDAS, PARA B. QUE QUISIERA RESPONDERLAS, QUE LE HAN
OCURRIDO A UN TRISTE EVANGELISTA'
1 a. Si a la Güera Rodríguez por la unión carnipostática con el Smo. Sor. Iturbide le corresponde la S.A. [El título de "Su Alteza"]
2a. Si esta, u otra distinción, a las subalternas de que por más tiernas usa S.A.S. ["Su Alteza Serenísima", Iturbide]
3a. Si en el caso de coronarse este Héroe, las sobredichas Señoras han de ser comprendidas en la familia imperial.
4a. Si las Cortes exigirán a S.A.S. los ocho millones que se ha embolzado.
5a. Si los dos de contribución al Venerable estado eclesiástico se destinarán a las urgencias del Imperio o a las del presunto Emperador.
6a. Si las pérdidas que este hace en los albures han de ser por cuenta de la Hacienda Imperial, o de la suya particular.
7a. Si agotado el numerario por S.A.S. será permitido el robo, y ha de sellarse el cobre, u otro metal.
8a. Si nuestra libertad consiste en que el Sr. Iturbide se corone, y nos gobierne a su advitrio, o en que se formen las Cortes y benga uno de los llamados por el plan de Iguala y Tratados de Córdova.
Compatriotas: interesado en la felicidad común del suelo en que nací, no puedo menos de deciros que huyendo del fuego hemos caído en las brasas, y que al paso que vamos llegará el día que ni tengamos que comer ni a quien pedírselo, y lo que es mas, ni a quien robárselo, porque en la metálica hidropesía de nuestro regenerador se traban estas cosechas de oro y plata de tal modo que en el presente año ni semillas se hayan para la nueva siembra. Despreocupémonos, que nos sucede ya lo que a la culta Francia, que no pudiendo sufrir la tiranía de Napoleón, se acogió a su legitimo Gobierno.
Imprenta Imperial (contra el despotismo) de D.B.T. México 1882.

Del imperio al paredón
En el efímero relámpago del imperio, doña María Ignacia Rodríguez de Velasco, que era la quintaesencia de la astucia y avisadísima en extremo de todo lo que le tocaba, no quiso ocupar puesto alguno en la corte, como esperaban todos que lo tuviese, y puesto prominente, al lado de la emperatriz doña Ana María Huarte, ya como camarera, ya como dama de honor o dama de palacio. ¿Para qué quería nada de esto la Güera Rodríguez? Ella tenía puesto muy firme y principal en el corazón de Iturbide, el flamante emperador.
A don Manuel Romero de Terreros y Vinent, marqués de San Francisco, le causa gran admiración -página 10 de su Corte de Agustín " emperador de México-, de que si su antepasada la Güera Rodríguez "tuvo tanta influencia en el ánimo de Iturbide, llama mucho la atención que esta señora no figurara con cargo alguno cuando se formó la corte del nuevo imperio. Ni en la Gaceta Imperial ni en las listas separadas que se publicaron al efecto, se halla el nombre de la célebre dama". Esto es como un dolido reproche que hace don Manuel Romera de Terreros y Vinent. marqués de San Francisco y caballero de Malta, a Iturbide por no haberle dado puesto alguno sobresaliente en su flamante corte.
Ya dije antes el puesto que ocupaba la listísima señora. ¿Habría, acaso, otro mejor para ella?
En cambio sí consiguió con su valimiento elevados cargos para sus tres hijas, que fueron, como consta en la Gaceta Imperial de México de 20 de julio de 1822, "Damas Honorarias", así como para sus yemas y su hijo don José Jerónimo de Villar Villamil, mayorazgo de López de Peralta. Este señor fue nombrado "Mayordomo de Semana", e igual cargo tuvo el conde don Pedro José María Romero de Terreros y Trebusco y Rodríguez Sáez de Pedros de la Costera Rivas Cacho, marido muy feliz de doña María Josefa, hija mayor de la Güera. Este encumbrado caballero era por nombramiento del virrey Apodaca, capitán del Escuadrón Urbano de Patriotas de Femando VII.
El esposo de doña María de la Paz, la segunda hija de la notable doña María Ignacia, era el señor don José María Rincón Gallardo y Santos del Valle, marqués de Guadalupe Gallardo y mayorazgo de Ciénega de Mata o la Grande. Este caballero tuvo el puesto de "Caballerizo Mayor" que, como su nombre lo indica, tenía a su cargo el importante gobierno y cuidado de las caballerizas y de los que servían en ellas, así como, algo de más calidad, el oficio de ir a caballo a la izquierda del carruaje que ocupaban las imperiales personas.
Fue "Mayordomo Mayor de Su Majestad" don José María Echéverz Espinar de Valdivieso Azlor y Vidal de Lorca, marqués de San Miguel de Aguayo y de Santa Olaya, y maestrante de Ronda, marido de doña María Antonia, la tercera de las hijas de la templadísima Güera Rodríguez. El marqués de San Miguel de Aguayo era muy adinerado, poseía extensas posesiones en las provincias de Coahuila y Texas.
A todos estos perínclitos señores no les cabría la rimbombancia de sus nombres, apellidos y títulos, en una simple tarjeta de visita, sino que para ponerlos todos completos necesitarían una serpentina.
Después del imperio fugitivamente deslumbrante, vino en seguida la amargura del destierro; luego el sangriento cadalso de Padilla y el jamás de la muerte. La sepultura es lo verdadero, lo que no falla, es puerto seco que está a la raya de este reino terrenal y entrada del celestial. Polvo y ceniza era don Agustín de Iturbide, como todas las criaturas humanas hechas del deleznable barro mortal. Viene de través el cierzo de la muerte y marchita y acaba con el vigor y juventud. Todo pasa como agua corriente de río que no se detiene, como flor que se mustia y acaba.