El Virreinato

Organización del país

Cortés fue en un principio Capitán General nombrado por el Ayuntamiento de Veracruz, y luego gobernador, cargo otorgado por el rey España. Mientras Cortés salió hacia Honduras hubo muchos desórdenes y para corregirlos el rey nombró una Audiencia que empezó a funcionar el 1o de enero de 1529. Se llaman Audiencias a los altos tribunales de justicia, y en América, además, ejercían funciones de gobierno a través sus presidentes.

La primera Audiencia de México se componía de un presidente y cuatro oidores. Fue arbitraria e injusta. Su presidente, Nuño de Guzmán, cometió toda clase de tropelías, por las que fue castigado.

 

Segunda Audiencia

El gobierno de España nombró una segunda Audiencia. El presidente era don Sebastián Ramírez de Funleal y los oidores don Alonso de Maldonado, don Juan Salmerón, don Francisco Ceinos y don Vasco de Quiroga, alma llena de amor a los indios, a quienes en Michoacán todavía recuerdan como Tata vasco. Tata en tarasco quiere decir padre. Todos ellos eran hombres ejemplares y trajeron a México paz y justicia.

Los problemas crecían, y en vista de eso, se elevó a la Nueva España a la categoría de Virreinato, casi tan alta como la de reino, pues el Virrey era como un segundo rey.

 

Consejo de Indias

El virrey era a la vez Gobernador, Capitán General y Presidente de la Audiencia, o sea, suprema autoridad ejecutiva, militar y judicial. Sólo México y Perú tuvieron virreinatos; los demás territorios siguieron bajo el mando de Gobernadores, Capitanes Generales y Presidentes de Audiencia.

Para disponer el gobierno de toda América y juzgar a los funcionarios que España mandaba, había un Consejo Supremo que se llamaba Consejo de Indias. Formaban este Consejo, hombres que se habían distinguido por su sabiduría y prudencia en los asuntos del Continente Americano. Fungía como Tribunal Supremo de justicia para América y organismo administrativo superior para la resolución de los asuntos coloniales. Ejercían los poderes ejecutivo, judicial y legislativo. De él dependían Virreyes, Gobernadores, Capitanes Generales y Audiencias.

 

Grandes Virreyes del siglo XVI

El primer virrey de México fue don Antonio de Mendoza. Protegió a los indios, organizó exploraciones y conquistas, fundó colegios, mandó traer la primera imprenta, hizo las gestiones para establecer la Universidad de México, gobernando de 1535 a 1550.

Le siguió don Luis de Velasco que amó profundamente a los naturales. Cuando poderosos mineros y encomenderos le reclamaron que había dado libertad a más de 150,000 esclavos, don Luis les respondió: " Más importa la libertad de los indios que las minas de todo el mundo ". Fue llamado el " padre de los indios ".

Fueron excelentes gobernantes don Luis de Velasco hijo, don Martín Enríquez y don Gaspar de Zúñiga.

 

Del siglo XVI al siglo XVII

Hubo dos importantes transformaciones: el terrible empobrecimiento de España, la decadencia de su poder e influencia en el mundo; y la pérdida en la mayoría de los miembros de la iglesia católica del antiguo impulso misionero. El pueblo mexicano era en el siglo XVII una realidad histórico social consagrada, y aunque las clases inferiores vivían mal, su situación era la normal de la época en el mundo civilizado, y la población autóctona estaba libre de los angustiosos peligros de los días de la conquista y anteriores a ella.

 

 

Del siglo XVII al siglo XVIII

Las principales transformaciones fueron que en España cambió la familia real, de la Casa de Austria por la casa de Borbón, y a partir de ese momento aumentó la influencia de Francia sobre España; los Borbones eran más absolutistas y autoritarios que los Austrias y el cambio perjudicó al pueblo; mejoró la administración pública y aumentó la riqueza; la cultura fue más atendida que en el siglo XVII y no tan cerradamente religiosa; descendió la fuerza de la iglesia y el pueblo mexicano se integró cada vez más y adquirió conciencia de sí mismo.

 

 

Virreyes del siglo XVIII

A menudo España mandaba mejores gobernantes que los que retenía para sí, como don Luis de Velasco hijo, el marqués de Montes Claros, el de Gálvez, fray Payo Enríquez de Rivera y otros. En el siglo XVIII mejoraron notablemente la economía y la administración. Don Antonio María de Bucareli, administrador admirable, fundó el Monte de Piedad, aumentó el bienestar del pueblo, organizó la vida del país y fomento la investigación científica. Don Vicente Güemes Pacheco de Padilla, segundo conde de Revillagigedo, organizó el servicio de policía, pavimento las calles de la capital, mandó hacer el primer censo y fomento la agricultura, la industria, el comercio y la educación.

 

MENU