Los Tarascos

 

El pueblo tarasco

 

Los Tarascos ocuparon parte del territorio actual de los estados de Michoacán y Jalisco. Sus antepasados eran náhoas del mismo grupo de los aztecas, los cuales al llegar a las orillas del lago de Pátzcuaro, se quedaron a poblar esas tierras por la fecundidad y la bonanza del clima. Pelearon contra los primitivos pobladores de esas tierras y los vencieron. Vivían del cultivo de sus campos sin perder la proverbial bravura de su raza.

Trabajaban la pluma primorosamente

 

El cultivo de maíz, el chile, el fríjol y la pesca en los lagos eran las actividades que les proporcionaban alimento. En las artes mayores (el cultura, arquitectura y pintura mural) no destacaron, pero en las artes menores como la cerámica, los tejidos, los bordados y las joyas fueron hábiles artesanos. Nadie los aventajó en la confección de mosaicos y objetos de plumas. Combinaban los colores naturales con pinturas que fabricaban, especialmente los tonos del rojo y el azul.

 

No tuvieron rival en las artes domésticas

 

Los antiguos Tarascos fabricaban con gusto y arte natural platos, bandejas, bateas, ollas, jarros y jícaras multicolores. Eran artistas insuperable del decorado familiar y destacaban en los tejidos y bordados. Trabajaban el oro, la plata y el cobre y algunas piedras preciosas, rivalizando con los mixteco zapotecas en el arte de la joyería. Los caciques y señores llevaban vestidos con ricos adornos y alhajas elegantes.

 

Religión de los tarascos

 

Creían en la inmortalidad del alma, el premio de los buenos y el castigo de los malos en la otra vida. Hacían sacrificios por muertos. El Dios del pueblo era Curicaveri, representado por el sol y el fuego. Era el Dios de la guerra. Su nombre quiere decir el que hace que se haga la llama o la luz. Adoraban también a la luna, esposa del sol, de la cual había un templo importante en Tzin Tzun Tzan, una de las capitales.

 

Fundaron y originaron un reino fuerte

 

Fueron un pueblo muy unido y de gran sentimiento patriótico. Contra su monarquía no pudieron nada los aztecas. El rey llevaba el título de Irecha. Las capitales fueron Pátzcuaro, Tzin Tzun Tzan y Coyucan. La monarquía era hereditaria. Los nobles hacían una elección simulada pues en nuevo rey ya había sido designado por el anterior e incluso había gobernado con él, algún tiempo, como rey electo asociado.

 

Notables reyes tarascos

 

El fundador de la única dinastía Tarasca fue el rey Hireticátame. Se casó con la hermana de un cacique vecino, se enojó con éste y fue vencido por él, quien gobernó mientras vivió, dejando el reino a su sobrino Sicuirancha. Curátame, nieto de éste, ensanchó el reino y lo dividió entre sus hijos. Uno de éstos fue padre de Tariácuri, el mayor de los reyes tarascos. Tangaxoan venció a los aztecas. En tiempos de Tangaxoan II, llegaron los españoles y los Tarascos se sometieron voluntariamente.

 

MENU