El hombre primitivo

 

El hombre en América

 

 

Hace muchos siglos, no había seres humanos en América. Vinieron de otras partes del mundo. Se cree que grupos nómadas pasaron por el estrecho de Behring o atravesaron por las islas Aleutianas, y en pos de caza o perseguidos por otros grupos llegaron hace miles de años. Algunos sabios opinan que vinieron grupos de hombres de Europa, por el este, o de la Polinesia, por el oeste.

 

El hombre en tierra mexicana

 

Los primeros hombres que llegaron a América se hallaban en estado salvaje. Al abandonar las tierras frías y estériles del norte de Asia y las que encontraron en el norte de América no eran mejores. Avanzaron hacia el sur. Su viaje duró cientos de años. Algunos grupos legaron a la actual tierra mexicana. Vinieron nuevos grupos que fueron creciendo con el tiempo y extendiéndose hasta ocupar las mejores zonas habitables.

 

El hombre en el Valle de México

 

 

La hermosa tierra mexicana era un paraíso. El clima lo encontraron delicioso. La vida fácil hizo que creciesen muchas tribus. Una de ellas descubrió el valle de México con el gran lago de Texcoco, la magnífica vegetación de sus orillas y de los islotes que emergían en su interior. Grandes bosques cubrían las faldas de las altas montañas. Había lugares pedregosos con cuevas para guarecerse. En ellas se instalaron los primeros pobladores del valle de México.

 

El hombre primitivo caza, pesca y lucha

 

 

Los primeros hombres que llegaron al Valle de México, tenían una cultura elemental. Practicaban una agricultura primaria. Sabían fabricar cestas. Encontraron abundante pesca y variadas especies de caza como las aves silvestres, el coyote, el venado y los grandes mamuts. Se dedicaron a recolectar frutos, a la caza, a la pesca y a la guerra contra otros pueblos que vinieron en pos de ellos y los querían destruir.

 

El hombre primitivo se guarece en cuevas

 

 

El hombre primitivo sintió la necesidad de guarecerse en una vivienda. Le bastaron las cuevas y cavernas de las montañas, como las del Pedregal de san Ángel. En ellas fueron descubiertos esqueletos y objetos fabricados, como utencilios de metal y vasijas de barro con granos de maíz. Se guarecían en cuevas para protegerse del clima, de los animales y de otros hombres.

 

En hombre primitivo teje y se viste

 

Para defenderse de la intemperie, el hombre primitivo sintió la necesidad de vestirse. El hombre del Pedregal cubrió su cuerpo con hojas y pieles de pequeños animales. Más tarde observó que ciertas plantas tenían largas fibras que podían tejerse. Las mujeres y los niños se dedicaron a tejer fibras de ixtle. Las telas fabricadas eran toscas, pero los vestidos quedaban resistentes y más limpios que los de simples hojas o que los de pieles sin curtir.

 

El hombre primitivo cultiva el Maíz

 

Llegó un día en que el hombre del Pedregal aprendió a cultivar el maíz. Observó poco a poco como nacía, crecía y maduraba la planta. Limpió la tierra de hierbas malas y sembró maíz. Desde aquel momento fue la base de su alimentación. En el Pedregal se encontraron metales y vasijas de barro en los que se molía y cocía el maíz. Comenzó el hombre a ser agricultor y empezó la lucha por el dominio de la naturaleza.

 

El hombre primitivo adoraba ídolos

 

Todos los hombres primitivos habitaron diferentes comarcas de nuestro país, trabajaron el barro y la piedra. Con barro hacían vasijas, ollas, jarros y platos de rústicas formas. De piedra hacían armas, instrumentos de labranza, utencilios caseros y estatuas de dioses. Los ídolos de barro y de piedra demuestran que el hombre primitivo ya tenía una religión. El hombre, hasta en su forma más primitiva de vivir, no se resigna a pensar sólo en las cosas materiales.

 

El hombre primitivo fue sometido por los Olmecas

 

Sabios historiadores opinan que los hombres que fundaron la primera cultura del Valle de México fueron otomíes. Mientras los otomíes desarrollaban su cultura, los Olmecas que habían logrado un grado de mayor adelanto llegaron al Valle de México y se apoderaron de él. Se considera que el pueblo de los Olmecas es el padre de todas las culturas anteriores a la llegada de los españoles.

 

MENU