Primer Imperio

Creación del estado mexicano

El Plan de Iguala y los Tratados de Córdoba establecían una monarquía moderada, con Fernando VII como emperador, y si él no aceptaba, con algún príncipe de su familia. Mientras se ofrecía el trono a Fernando había que gobernar a México. Iturbide designó una junta provisional gubernativa, la cual nombró un Consejo de Regencia compuesto por Agustín de Iturbide como presidente, Juan O´Donojú, Manuel Bárcena, Isidro Yáñez y Manuel Velázquez de León, vocales. Fueron convocadas elecciones para integrar un Congreso Constituyente. El Congreso Constituyente se reunió por primera vez el 24 de febrero de 1822.

 

Iturbide, Emperador

Fernando VII no aceptó el trono de México. Las cortes españolas no reconocían la Independencia de México y declaraban enemigos de España a quienquiera que la reconociese. El nuevo imperio no podía tener un monarca de la familia de los Borbones. Los Tratados de Córdoba establecían que el Congreso Mexicano podía designar un emperador. El 18 de mayo de 1822 el sargento Pío Marcha y sus compañeros aclamaron a Iturbide como emperador. México primero y el país después aceptaron el hecho con complacencia. El 21 de mayo el Congreso proclamó Emperador de México a Agustín de Iturbide. Valentín Gómez Farías, diputado constituyente, exclamó: "Confirmemos con nuestros votos las aclamaciones del pueblo mexicano y conseguiremos al mismo tiempo la paz, la unión y la tranquilidad, que de otra suerte, acaso desaparecerán para siempre de nosotros ".

Abdicación y destierro

La vida del Imperio de Iturbide fue corta y agitada. El Congreso Constituyente descuidó la tarea de redactar la constitución y se dedicó a hostilizar al emperador. Este se entregó a las luchas políticas y disolvió el Congreso. Joel R. Poinsett, fomentó mediante las logias masónica yorkinas, la animadversión hacia Iturbide. Su principal instrumento fue Santa Anna, quien se sublevó en Veracruz el 2 de diciembre de 1822. Iturbide para no ensangrentar al país abdicó el 19 de marzo de 1823. Fue desterrado a Italia. Sobrellevo el exilio con dignidad. Propios y extraños reconocen su solvencia moral y honradez. Permaneció un año en el destierro, al cabo del cual volvió a México, ignorando que había sido declarado proscrito de por vida con pena de muerte. Fue apresado y ejecutado el 19 de julio de 1824. Justo Sierra comentó: "fue un acto político, no fue un acto justo. Iturbide había hecho a su patria un servicio supremo. Si la patria hubiera hablado, lo hubiera absuelto ".

 

MENU