El Descubrimiento

El viejo mundo desconocía América

Aún el viejo mundo era poco conocido de sus moradores. África fue explorada en sus costas por los portugueses, gracias al infante don Enrique el Navegante. Asia fue visitada por un viajero italiano, Marco Polo. Cristóbal Colón no buscaba a América. Murió sin saber que había descubierto un nuevo mundo. Pero quería ir al Asia por un camino más corto. Creía equivocadamente que la Tierra era más pequeña de lo que es. Pensó: ¿porque van a la India y China por el este, si por el oeste el camino debe ser más corto?. Le dijo lo anterior al rey de Portugal quien consultó sobre el particular con los sabios de su país.

 

Colón se dirige a España

 

Los sabios portugueses no estaban muy seguros de que la Tierra fuera tan pequeña como decía Colón. Informaron al rey que las ideas de Colón no eran muy claras. El rey de Portugal negó los barcos a Colón y este se dirigió a España, en compañía de su hijo. Llegaron al convento de La Rábida. El prior del convento Fray Juan Pérez se interesó en los planes de Colón, escribió a los Reyes de España, Fernando e Isabel y le dijo a Colón que dejara en el convento a su hijo y que se presentará a los Reyes.

Colón discute su proyecto

 

Los reyes recibieron muy bien a Colón y le manifestaron que los sabios españoles tenían que examinar su proyecto. Los sabios españoles declararon que el viaje era imposible. En otra reunión defendió el proyecto Fray Antonio de Marchena y fue aprobado. Los reyes prometieron a Colón darle barcos tan pronto como expulsaran a los musulmanes de España. Colón quedó conforme, pero se impaciento y se fue a Sevilla donde conoció al duque de Medinacelli, quien se ofreció a organizar el viaje por su cuenta.

Colón y los reyes católicos

 

El duque de Medinacelli consultó a los reyes católicos, quienes llamaron de nuevo a Colón. No se resolvió nada porque Colón exigía títulos y mandos excesivos. Colón pensó en marcharse a Inglaterra o a Francia. Fray Juan Pérez lo persuadió de que no debía hacerlo y escribió a los reyes. La carta impresionó a los soberanos, quienes llamaron nuevamente a Colón. A sus protectores se unieron Fray Diego de Deza, educador del príncipe heredero y cuatro dignatarios de la corona de Aragón. Los Reyes dijeron por fin: ¡adelante! Colón empezó los preparativos.

Carabelas de altos destinos

 

Sobrevino un obstáculo. El terror de los marinos al mar tenebroso, que es el Océano Atlántico, donde pensaban que se acababa el mundo. Los marinos no querían desafiar al Mar Tenebroso al mando de un capitán desconocido. Martín Alonso Pinzón, destacado capitán, resolvió el problema. Colón tenía el título de Almirante del Mar Océano y mandaba la Santa María, La Pinta era comandada por Martín Alonso y La Niña por su hermano Vicente Yáñez Pinzón. Salieron de Palos de Moguer, el 3 de agosto de 1492.

¡Tierra!

Colón se dirigió a las Islas Canarias. El 6 de septiembre zarparon hacia lo desconocido. Los marinos de La Santa María se sublevaron, pero Colón con la ayuda de los Pinzones los volvió al orden. La mañana del 12 de octubre de 1492, Rodrigo del Triana, marino de La Pinta dio el grito de tierra, habían llegado a la isla de Guanahaní, que llamaron San Salvador y ahora se llama Watling. Descubrieron Cuba y Santo Domingo a la que llamaron La Española. Dejaron 40 hombres y regresaron a España. Hizo Colón otros tres viajes en los que descubrió muchas islas pequeñas, Puerto Rico, Jamaica, América Central y América del Sur.

 

Descubrimiento y exploración de México

En 1517 Francisco Hernández de Córdoba partió de Cuba, costeó la península de Yucatán, pasó el golfo de México y visitó la Florida. Más de la mitad de sus hombres fueron muertos por los indios, y él falleció al llegar a Cuba. En 1518 Juan Grijalva exploró las costas mexicanas, desembarcó en las orillas del río que lleva su nombre y continuo hasta el río de Alvarado. Los indios le dieron oro y joyas. A su regreso Diego Velázquez, gobernador de Cuba concibió la idea de conquistar el país y lo encomendó a Hernán Cortés.

 

MENU