Consecuencias de la Conquista

 

Desengaño de los conquistadores

Conquistar Tenochtitlán era vencer todo el país. Tomada la ciudad, los soldados se precipitaron a buscar riquezas. Sufrieron un desengaño pues casi no encontraron nada. Creyeron que Cuauhtémoc ocultaba los tesoros aztecas. Julián de Aldrete, tesorero real, pidió que Cortés obligase declarar por medio del tormento a Cuauhtémoc, el sitio donde se ocultaban los tesoros. Cortés accedió y le quemaron los pies a Cuauhtémoc en compañía de Tetlepanquétzal rey de Tacuba. En lo más duro de su dolor Tetlepanquétzal le dirigió una mirada suplicante a Cuauhtémoc, a la que respondió el héroe; " estoy yo acaso en un lecho de rosas".

 

Reconstrucción de México

La primera preocupación de Cortés fue sanear la ciudad. Fueron enterrados los muertos, restaurado los acueductos, puentes y calzadas, repararon las calles, reconstruidas las casas y edificados algunos templos cristianos. Se designaron zonas para ser habitadas por los soldados españoles y sus familias, ya que muchos se habían casado con mujeres indígenas. Repartió Cortés terrenos para edificaciones privadas y públicas, nombró alcaldes y regidores y quedó México como capital de la Nueva España.

 

Muerte del héroe

Cortés envió a varios capitanes a ocupar distintos territorios. En algunos no hubo resistencia y en otros si la hubo. Guatemala fue sometida por Pedro de Alvarado. Honduras por Cristóbal de Olid, quien se independizó de Cortés y logró en Cuba el nombramiento de gobernador. Al saberlo Cortés salió a reducirlo llevándose a Cuauhtémoc y otros notables mexicanos y como en el camino tuviera una denuncia de que el emperador conspiraba, ordenó darle muerte.

 

Consecuencias materiales de la conquista

Trajeron de España semillas de trigo, arroz, caña de azúcar, lentejas, habas, garbanzos, ajos, cebollas, ajonjolí, naranjas, plátanos y otras plantas, y toda clase de animales útiles: toros, caballos, mulos, asnos, ovejas, cabras, cerdos, etcétera. Fue introducido el hierro y la rueda. Por muchos años superó el Nuevo Mundo a Europa en la ingeniería de minas, especialmente las de plata. Las encomiendas consistían en el derecho de hacer trabajar gratuitamente a los indios. Fueron suprimidas a los pocos años de establecidas.

 

Consecuencias políticas

Se organizó el país bajo un solo gobierno y unas mismas leyes, dándole el nombre de Nueva España. Cortés fue el primer gobernador. Después fue gobernado por audiencias y virreyes, mandatarios con categoría casi igual a la de los Reyes. Los habitantes, indios, mestizos, criollos habituáronse a sentirse mexicanos y quererse como compatriotas. Así se formó la nacionalidad mexicana y fue ésta la más importante de las consecuencias de la conquista.

Consecuencias espirituales

La religión de los aztecas era sanguinaria y cruel. Incluía el aspecto más negativo de la cultura y el obstáculo mayor para el progreso moral. Se terminaron los sacrificios humanos. Los misioneros con admiración sin paralelo, convirtieron al cristianismo en pocos años a la mayor parte de las tribus, a veces a costa de su vida, y siempre con su ejemplo admirable. Las costumbres mejoraron. Cuando repartieron tierras a los españoles, muchos se condujeron cruel y brutalmente, pero los religiosos salieron en defensa de los indios y los salvaron de malos tratos. Quien más luchó por los indios fue por Bartolomé de las Casas.

 

Consecuencias étnicas

La población de las tierras conquistadas y colonizadas por los españoles es un testimonio vivo de profundos sentimientos de humanidad. Jamás consideraron a ningún pueblo, ni a ninguna raza como inferior. La consecuencia fue que, empezando por el propio Cortés y sus capitanes, los españoles se mezclaron totalmente con los indios, creando un nuevo tipo humano, el mestizo, que actualmente es el elemento más importante de la población mexicana.

 

Consecuencias artísticas

Misioneros y órdenes monásticas levantaron templos y conventos, escuelas y hospitales. Se construyeron casas, palacios y edificios públicos. La capital de la Nueva España fue conocida como " la ciudad de los palacios". El país quedó sembrado de obras artísticas. Los indígenas, hijos de una magnífica tradición artística, asimilaron el arte traído por los españoles y lo transformaron, originando el bellísimo "arte colonial", mestizo, típicamente mexicano. Este fenómeno no sólo afectó a la arquitectura, la escultura y la pintura, sino también a la literatura, la música y las artes menores.

 

 

Consecuencias culturales

La lengua española se superpuso a las lenguas indígenas y llegó a sustituirlas. Grandes educadores, clérigos, gobernantes como fray Pedro de Gante, el virrey Mendoza, Don Vasco de Quiroga, y el arzobispo Zumárraga, crearon escuelas donde se enseñaba a leer, escribir, contar, religión, artes y oficios. Se estableció la Real y Pontificia Universidad de México. En la literatura destacaron Juan Ruiz de Alarcón poeta dramático y sor Juana Inés de la Cruz, delicada poetisa.

Muerte de Cortés

Después de la conquista, Cortés sufrió mucho. Fue a España a defenderse de las acusaciones de sus enemigos. Carlos V le otorgó el título de Marqués del valle de Oaxaca y lo nombró Capitán General y Adelantado de los Mares del Sur. Aburrido de las intrigas, don Hernando se retiró a Cuernavaca, donde se dedicó a introducir la agricultura y la industria europea. Organizó nuevas expediciones por el Océano Pacífico o Mar del Sur, explorando el Golfo de California, llamado Mar de Cortés. Víctima de la injusticia regresó a España. Enfermo y decepcionado, murió en Castilleja de la Cuesta, cerca de Sevilla, el 2 de diciembre de 1547.

Padres de la historia de México

Bernal Díaz del Castillo, soldado que vino con Hernández de Córdoba, Grijalva y Cortés, escribió la "Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España ", dando muchas noticias relativas a la vida, las costumbres y la cultura de los pueblos indígenas. Fray Bernardino de Sahagún, se informó directamente con los más cultos ancianos indios y nos transmitió muchos tesoros de la historia indígena. Son muy importantes las crónicas de Fernando de Alba Ixtlilxóchitl y de Fernando de Alvarado Tezozómoc. El jesuita fray Javier Clavijero escribió en el siglo XVIII "La Historia Antigua de México ".

 

 

 

Escudo Nacional

Escudo Nacional está formado por un águila sobre nopal dentro de un círculo de hojas de encina y de laurel. El águila está devorando una serpiente. Este hermoso conjunto constituye el escudo nacional; simboliza el bello acontecimiento histórico de la fundación de la ciudad de Tenochtitlán, o sea, la antigua México, por los aztecas.

 

MENU