Las juguerías

A partir del medio siglo empieza a generalizarse la costumbre de tomar fruta en el desayuno y jugó en ayunas, en especial de los cítricos que anteriormente se consideraban dañinos. Y en buena parte del país y su foco de irradiación, que fue Veracruz inicialmente, y después la Ciudad de México, se dio la proliferación de mínimos locales que expenden jugos y licuados.

Hace 50 años en el Centro de la Ciudad de México, doña María Cristina fue una de las iniciadoras en elaborar y expender jugos de frutas en un pequeño local; actualmente se han multiplicado en todas las poblaciones del país. Así podemos encontrar en la esquina más cercana una juguería o licuadería en donde en forma inmediata se preparan jugos de frutas naturales como la naranja, toronja, zanahoria, mandarina, mango, sandía, piña, etcétera, y los verdes con apio, alfalfa, nopal, sábila y betabel. Así como los licuados de papaya, mamey, fresa; mango, nuez, avena, plátano, chocolate o más de dos, etcétera.