La cocina y sus enseres

La cocina está generalmente dentro de la misma habitación, en donde se busca un rincón en donde el fuego no se extinga y se sitúa el “Tecuil” o fogón rudimentario, una especie de hornilla formada por tres piedras, los “tenamaztles”, sobre los cuales se ponen al fuego las ollas, los comales y las cazuelas. Sin embargo, la expresión Tlecuil es más profunda, ya que su etimología viene de Tlecuil que significa hogar y de tetl que es igual al fuego, es decir, el fuego de hogar o donde se retuerce el fuego, por eso se encuentran dentro de la casa habitación, en donde toda la familia se reúne alrededor del fuego, para comer y hablar.

El piso de esa habitación, como el de todas, es de tierra suelta bien apisonada, el fuego se alimenta con leña o carbón, siendo responsabilidad de las mujeres toda la labor de abastecimiento y reparación de los alimentos. En ocasiones existe la llamada “Cocina de Humo” como lo comenté anteriormente, extramuros, es decir, fuera de la habitación, en donde se realiza el largo cocimiento del maíz, procedimiento largo, pero que otorga las tortillas recién hechas, lo que significa un verdadero lujo gastronómico, al que sé esta habituado.

El metate, del que también ya comenté, con su mano de rodillo o metlapil en piedra dura; el molcajete suele ser también de piedra; es un mortero con su mano o con un texolotl, igualmente de piedra. El comal de barro o metal es siempre redondo. Los jarros y las cazuelas de barro o peltre se colocan sobre el comal con lo que se aprovecha mejor el calor. Las cucharas son de madera o metal. Tienen cuchillos, hacha y machete. Tambos o botes de metal para el nixtamal, ixtles que usan como cernidores y coladeras, canastas, tompeates y chiquihuites de  palma, ollas de peltre o aluminio. Sus manteles de algodón bordados por ellas mismas para las tortillas. Y los guajes preparados con sus recipientes para agua y líquidos.