Gastronomía ritual

Toda la posibilidad de trascender se da en sus comidas rituales. A la comida ritual que la colectividad realiza en fechas fijas para acontecimientos señalados de manera tradicional, y que revisten una gran importancia. Me refiero a los actos colectivos en que la sociedad afirma su papel, en que obtiene el reconocimiento público, se establecen jerarquías, se refuerza la cohesión social en la que todos participan y disfrutan de su cultura.

Su calendario de festejos es una sincronía entre la periodicidad de la naturaleza, el calendario indígena y las festividades judeo cristianas. Así se da una amalgama de fuertes raíces y proyección gastronómica variada y rica cuyo alcance sobrepasa los límites naturales de las regiones y las fiestas, su fama les asegura la visita de numerosos visitantes lejanos.

Así la carga emocional se concentra en esta Gastronomía ritual en la que no hay innovaciones. Los platillos están prefijados por la tradición. La comunidad tiene distribuidas sus responsabilidades y todos los respetan y acatan: mayordomías y capitanías; molenderas y tortilladoras, guisanderas y panaderos, todos los papeles son relevantes y cada uno los cumple. Hasta los niños desempeñan sus tareas de apoyo motivados por el estímulo colectivo: el acarreo del agua, de los trastos, la leña, los mandados y los imprevistos son sus obligaciones.

En las fiestas de los santos y en los festejos del pueblo nadie cobra por la ayuda, por lo que no hay asalariados, existe una ley no escrita, un derecho consuetudinario de participación colectiva que en su momento será retribuido de igual manera. La festividad se inicia depositando sobre la tierra un poco de lo que se va a comer como sustento a la tierra y agradecimiento a los dioses. En varias etnias se dice una oración de agradecimiento a Dios, a Tata Xu, a Jesucristo, al Santo Protector del Pueblo en su propia lengua, al Niño Jesús, a La Virgen Madre y a los Apóstoles. En las comunidades católicas o protestantes, si existe algún sacerdote, ministro o pastor, le piden bendecir la mesa antes de comenzar con la comida o celebración.