Las Nasturcias

Las nasturcias fueron descubiertas en estado silvestre en la América del Sur hace ya 400 años, y su semilla fue llevada a Europa, donde se sembró con profusión, convirtiéndose en flores de jardín, muy estimadas por sus cultivadores. Con el transcurso del tiempo se descubrieron nuevas variedades de esa flor; pero hasta el año de 1931 todas las nasturcias de jardín tenían solamente cinco pétalos, igual que los habían tenido las especies silvestres encontradas en América del Sur y domesticadas en los jardines europeos. Entonces alguien descubrió en México plantas cuyas flores tenían de diez a doce pétalos, mucho más hermosas.

La semilla de esa nueva variedad mexicana de las nasturcias, llamada doble o de rayo dorado, fue llevada a los Estados Unidos de América, en donde rápidamente se popularizó, siendo cultivada en diversos colores y matices, muchos de ellos conseguidos a base de continuados cruces. David Burpee quiso encontrar otra variedad de nasturcias, con mayor número de pétalos aún que las flores mexicanas, para lo cual mandó hacer unos 40,000 injertos de plantas, cruzando el rayo dorado mexicano con todas las variedades sencillas conocidas. Todas las flores de la primera generación salieron sencillas, pero la semilla fue preservada y vuelta sembrar, siendo cuidadosamente vigilada la segunda generación.

Cuando las plantas florecieron, una de cada cuatro tenía flores dobles. Una noche, el Señor Burpee examinaba sus invernaderos, admirando su nasturcias, dobles, cuando noto que una era diferente de las demás; y en lugar de tener diez o doce pétalos y aún el doble, tenía como 50, pareciendo una begonia. Esta nueva súper nasturcia fue vigilada con esmero, pero no produjo semillas, porque las flores carecían de pistilo. Sin embargo, sembrando trocitos de su ramas en arena húmeda, echaron raíces, siendo luego trasplantadas las nuevas plantitas en la tierra de antemano preparada. Las flores dieron un poco de polen, que se empleó para hacer cruces con las flores dobles comunes, y así, valiéndose de sucesivos cruces, se logró una constante variedad de súper nasturcias mexicanas.