La Dalia, Flor Nacional

Así como el Ahuehuete es el árbol nacional mexicano, por votación popular, la dalia es la flor nacional de México, flor que conquistó al mundo entero, al grado de que merece anualmente homenaje de muchos países. La dalias, llamada así en honor del Botánico sueco Dahl, fue conocida por los indígenas mexicanos, que la domesticaron y cultivaron con amor, como la cocoxóchitl o flor chichipoztle. Es originaría, según el doctor Francisco Hernández, de Cuernavaca y de Tepozotlán y los indios la reprodujeron y cruzaron, obteniendo numerosas variedades de la planta y de la flor, como hábiles floricultores que fueron siempre, desde y inmemoriales tiempos.

Los Aztecas dieron a la flor el nombre de xicamiti, posiblemente derivada de xicama-xóchitl, que significa " flor del camote " porque la planta se reproduce por bulbos. Los españoles la llamaron originalmente jicamite, siguiendo el nombre Azteca, y fue en 1784 cuando Vicente Cervantes envió al abate Cabanilles, director del Jardín Botánico de Madrid, en España, las primeras simientes de la cocoxóchitl. La planta maravilló al padre Cabanilles, quien la cultivo con esmero, logrando una nueva variedad, que bautizó con el nombre de dalía variabilis, en honor del botánico sueco Dahl, con quien sostenía correspondencia científica.

Dahl recibió de Cabanilles algunos bulbos de la nueva planta mexicana, aclimatada en España, y los sembró en Dinamarca, donde residía, iniciando así el cultivo de la flor en los países nórdicos de Europa, sobre todo en Holanda, donde se hizo de la dalia un gran comercio. Holanda tiene actualmente un ingreso de 50 millones de dólares por concepto del mercado mundial que hace de las dalias, que sólo son superadas por el tulipán, en el comercio florístico holandés. En Francia, donde hay tres millones de daliófilos o amantes de las dalias, anualmente se celebra en París la exposición de las dalias, que produce 500 millones de francos en una semana, tiempo que dura el mercado de esa flor mexicana, aclimatada allá.

El doctor Francisco Hernández, en su " Historia de las Plantas de la Nueva España ", hace figurar dos variedades del género Dhalia, la variabilis de Cabanilles y la coccinea, siendo ambas plantas de ornato, con algunas propiedades medicinales. También los ilustres botánicos Mociño y Sessé, en su obra " Plantae novae Hispaniae", señalaron entre las dalias acocotli quauhnahuacensis, que no es, según F. Altamirano, sino la misma dalia variabilis, respecto a la coccinea que menciona Hernández, es la llamada acocoxóchitl, o cocoxóchitl, "flor del acocote".

La dalias es un género de plantas herbáceas, de raíces tuberosas, de la familia de las compuestas, que abarca doce especies indígenas de la altiplanicie mexicana. Las flores, cuando por primera vez fueron llevadas a España, eran simples, con un disco grueso, de color amarillo y rayas escarlata: bajo cultivo, fueron producidas las flores de numerosos matices; pero sobre todo fue modificada la flor, de plana que era en estado silvestre, a una forma tubular. En Michoacán se conoce a la dalia con el nombre de charahuesa, y en el estado de México como jicamiete. El nombre de dalia ha sido adoptado por todo el mundo, menos Alemania, en donde la flor se llama georgine. En 1792 la marquesa de Bute llevó la flora mexicana de España a Inglaterra, donde también se aclimató.

En 1803 Alejandro de Humbolt, en sus exploraciones por el alto México, encontró o a 1700 metros de altitud un campo de dalias silvestres, que recogió en algunas semillas para enviarlas a Europa. Ignoraba que la flor era ya conocida desde hacía veinte años en el viejo mundo. La moda de la dalia se extendió y prosperó durante algunos años, y en 1820 De Candolle, el botánico de Montpellier, se atrevió a plantarlas al aire libre, como planta de adorno. El holandés Van Der Verg hizo que la flor se sembrase en los jardines de toda Europa.

En 1873, un floricultor holandés llevó a Europa una nueva variedad mexicana de dalias, la llamada juarezii, más conocida como " estrella del diablo " por su color subido, de fuego, y sus ligulas largas y enrolladas, que pronto se popularizó. En el Jardín de la Paz, creado en La Plata, Argentina, en 1935. México se encuentra representado por la dalia.