El Nardo

El nardo es una de las plantas de jardín más populares del mundo, estimada generalmente por la belleza de sus blancas flores y lo intenso de su agradable perfume. Es originaria de México, de donde fue enviada a Europa, España, juntamente con ejemplares de otras flores mexicanas. España envió el nardo a Holanda, en donde se cultivo con esmero y se propagó intensamente, comercializándose su cultivo. Su intenso aroma es más penetrante en las últimas horas de la tarde, siendo más perfumadas las variedades sencillas que las dobles. La planta es, liliácea, de olorosas flores, tuberosa, y en Europa se le identifica con el espicanardo.

Los bulbos del nardo requieren tierra bien drenada para su cultivo, rica en materias orgánicas; después del corte de flores, se sacan estos bulbos de la tierra, antes de que aparezcan las primeras heladas, poniéndolos a secar y guardándolos para el próximo año, en lugares bien secos y aireados. Sé obtienen flores en verano, haciendo plantaciones de bulbos escalonados, durante tres o cuatro semanas, en el verano anterior. Para tener flores en invierno los jardineros retardan la floración, poniendo las macetas en lugares fríos, durante el invierno.