El Mariachi

El Mariachi Tapatío, como el Jarabe en el baile, es la más genuina expresión de la música popular mexicana. Conjunto musical que aúna a los instrumentos populares los sones y canciones del pueblo, los trajes de los Charros, el Tequila y los cohetes de las ferias. Es expresión del México mestizo, no del indígena o el español separados; no es expresión única de la música popular de México, que tienen cada región un matiz diferente y conjuntos propios: la tambora de Sinaloa, la jarana yucateca, el huapango veracruzano, etcétera; pero si es el Mariachi Tapatío el que con mayor profusión se ha impuesto entre los conjuntos musicales mexicanos, siendo el único que ha trascendido al exterior, exportando su colorido.

Ello se debe a que el Mariachi ha asimilado las canciones y expresiones musicales de todas las regiones de México, expresando los sentires y decires del norte y el sur, el oriente y occidente mexicanos, cosa que no lograron ninguno de los otros conjuntos musicales, que siguieron siendo regionales solamente. Ya dijimos que originalmente el Mariachi fue en Jalisco un conjunto musical compuesto de arpón, guitarra y violín, instrumentos a los que se agregaba ocasionalmente la flauta y el tamborcillo. 

Pero el antiguo conjunto musical así llamado, era el que recorría los pueblos jaliscienses, especialmente aquellos que tenían ferias y festividades profano - religiosas, animando con sus canciones y su música las reuniones, y acompañando a los bailadores del Jarabe. Se dice, sin que pueda comprobarse, que eran los obligados conjuntos musicales que amenizaban los bailes de boda, acto que en francés se llama marriage y se pronuncia mariachs, de donde quedó al conjunto musical el nombre pervertido en la fonética popular como Mariache o Mariachi. Este es ahora una explosión musical y colorida, que gusta mucho al extranjero que visita México y el mexicano mismo, explosivo por naturaleza.