VINOS EN MEXICO

 

INTRODUCCIÓN.

El vino es una bebida proveniente de la uva a base de su fermentación alcohólica del mosto,

la cual proviene de la vid, quien es la planta que nos da las variedades de uva que hacen diferencia

a los vinos por sus aromas, texturas y sabores.

La historia del vino es tan antigua como la de la humanidad, es por eso que en todos los

libros y leyendas de los pueblos europeos y del oriente, se mencionan relatos sobre su origen.

La biblia menciona una historia sobre el origen del la vid: Noé cuando se encontraba en el

monte de Cilicia, después de haber sobrevivido al diluvio, observó como un chivo comía frutos del

la vid salvaje y de repente cambiaba su comportamiento y atacaba a otros animales. Al ver lo que

había sucedido, aprovecho los frutos. Plantó una vid y lo regó con sangre de león (para darle un

nuevo espíritu) y con sangre de cordero (para despojarla de su naturaleza salvaje). Después de eso,

la vid de Noé, dio una excelente cosecha que recogió durante muchos años más.

Desde entonces el vino, ha estado presente en la vida del hombre, para bien y para mal, en

todas sus extensiones y seguirá perdurando gracias al hombre.....

LA COLONIA.

Esta bebida fue propagada por los españoles a toda América, pero la base de que se

empezara un gran mercado de vino, se dio en México

. Nuestros antepasados ya consumían bebidas alcohólicas gracias al descubrimiento de

vides y frutas silvestres, con las cuales realizaban bebidas como el Acachul, que también mezclaban

con miel. Otra bebida muy tradicional de la Gran Tenochtitlán fue el Alcacholli, hecha con frutos rojos

silvestres y alcohol, que actual mente se sigue produciendo en Puebla. Esta y otras bebidas como el

mezcal, las utilizaban en eventos religiosos y como parte de la vida diaria.

En 1520 llega la época de la Colonia, con ella los conquistadores y misioneros que traían

las primeras cepas de vid, aunque existían vides silvestres, sus uvas eran muy ácidos y amargas.

Fue hasta 1522 que iniciaron formalmente la siembra y producción del vino en México, llamando a

la primera cepa extensa: Misión.

Los primeros viñedos fueron sembrados en lo que ahora es la ciudad de México, de ahí,

la vid, era plantada a cada lugar donde se trasladaban los misioneros. Estados como, Puebla,

Querétaro, San Luis Potosí, Michoacán, Dolores, Celaya, Guerrero, El Valle de Parra , Baja

California y Sonora, fueron los lugares adecuados para plantar los primeros viñedos, e incluso la parte de California que ahora pertenece a Estados Unidos fue sembrada por los franciscanos y

así, hacer crecer la producción de vino en enormes cantidades. Tanto que en1524 llegó un apoyo

oficial mediante un decreto de Hernán Cortés, Gobernador de la Nueva España, el cual ordenaba a

cada colono español plantar 1000 pies de vid por cada 100 indígenas que estuvieran a su servicio.

Además se ordenó que cada navío que llegara a la Nueva España trajera vides y olivos.

Con el tiempo, esto causó problemas, ya que el mercado del vino se expandía en calidad

y producción, de tal manera, que los colonos no tenían la necesidad de seguir importando mas

vino español. Esto molesto a los productores de vino en España y consiguieron que el Rey Felipe

II, lanzara un decreto para eliminar todos los viñedos y prohibir plantar más. En realidad esto, fue imposible de que se llevara a cabo ya que era demasiado territorio de la vid sembrado que no tuvieron el control para supervisar que se llevara a cabo, y los religiosos expandieron sus cultivos ya que fundamentaban, que era indispensable usar el vino para sus ceremonias religiosas.

En 1554 de vuelta, fue concebida una dotación de tierras para crear vino y brandy , Don

Lorenzo García, un colono originario del Valle de Parras Coahuila, viajó a España para convencer al

Rey Felipe II y así poder fundar la primera casa vinícola en México , conocida como Casa Madero.

En ese tiempo, el padre jesuita, Kino, precursor de la colonización en california, impulso

a varios frailes que siguieran su camino, fundando misiones clave de la vitivinicultura mexicana.

La variedad plantada por los frailes adquirió fama y la nombraron uva misión, que actualmente se le conoce con la variedad de uva “criolla” en Sudamérica, y que plantaron por primera vez en Baja

California.

En ese mismo lugar en 1791 el fraile dominico José Loriente funda la misión de Santo

Tomas al sur de Ensenada, convirtiendo sus tierras en los primeros viñedos de ese lugar.

INDEPENDENCIA.

En la época de la independencia se restauró el mercado del vino, gracias a que Agustín

de Iturbide, quien fuera el primer emperador mexicano de 1822, transitó el 35% de los vinos de importación y estimuló la producción interna. Después, en 1843, el presidente Antonio López de Santa Anna y el ministro Lucas Alemán, propusieron la primera escuela de Agricultura, esto, para alentar el cultivo de la Vid. Pero también se vendieron varias propiedades religiosas, entre ellas las de la misión de Santo Tomas, que con el tiempo, pasó por manos de varios propietarios. Don Evaristo Madero, por su parte, adquiere la hacienda de San Lorenzo y viaja a Francia en 1884, para traer varias cepas de este mismo.

En 1888 se funda la bodega de Santo Tomás, gracias al italiano Francisco Andonegui y el

español Miguel Ortman, trayendo varietales como: moscatel, palomino, rosa de Perú y Tempranillo por primera vez. James Concannon introduce varietales francesas en Baja California y Perelli Minetti planta sus cepas, en Torreón Coahuila. En 1906 llegan 100 familias rusa las cuales expandieron territorio de la vid y crearon vino de forma artesanal, en lo que ahora es el Valle de Guadalupe,

Querétaro.

LA REVOLUCION MEXICANA

Fue en el gobierno de Porfirio Díaz, donde aumentaron los esfuerzos para incrementar las

ventas y la producción de vinos nacionales. Aunque los consumidores seguían prefiriendo los vinos

extranjeros. Esto y una plaga llamada Filoxera, freno las ventas del vino en México. En 1926 Don Angelo Cetto establece en Tijuana las bases de lo que sería la bodega L. A. Cetto (la vitivinícola mexicana más grande). En 1951 la segunda generación, liderada por Don Luis Agustín Cetto, inicia y consolida el cultivo de variedades finas en el Valle de Guadalupe. En los años sesenta tuvieron otra vinícola en la ciudad de Tecate, donde se producía el vino blanco. En 1065 se integró el enólogo italiano Camillo Magoni, quien ayudó a mejorar la calidad de los caldos de L.A Cetto y en 1981 se llega a internacionalizar por la tercera generación de Luis Alberto Cetto.

En 1948, quince empresas crearon la Asociación Nacional de Vitivinicultores buscando

así la consolidación de la vitivinicultura mexicana, motivadas por la necesidad de contar con un órgano que representara sus intereses ante instituciones públicas y privadas locales, nacionales e internacionales. Esta Asociación agrupa tanto a los productores de la uva en el país, como a las empresas y organizaciones que se dedican a procesar la misma para la obtención de sus derivados,

como la uva pasa, jugos de uva, brandy y, desde luego, los espléndidos vinos mexicanos.

FICHA GENERAL DE LAS BODEGAS IMPULSORAS DEL VINO EN MEXICO.

CASA MADERO.

• 1568 Fray Pedro de Espinareda y Francisco Cano exploran la zona de Patos y el Valle del

Pirineo, llamado también Valle de las Parras.

1594 Llegan los jesuitas Jerónimo Ramírez, Francisco de Arista y Juan Agustín de Espinosa al Valle de Parras motivados por el descubrimiento de manantiales y vides silvestres. Este descubrimiento los motivó a establecer la Misión de Santa María de las Parras y con las uvas de estas viñas nativas produjeron allí el primer vino del valle de parras.

1595 Don Lorenzo García, reconociendo las bondades que ofrecía este valle, logró establecer la paz con los nativos y se reubicó ocho kilómetros al norte en otro manantial.

Viviendo ya en el lugar, solicitó a Felipe II Rey de España, una "Merced" o dotación de tierras. EN 1604 el Obispo de la Nueva Galicia, Alonso de la Mota y Escobar, visita el Valle de Parras y hace la siguiente anotación: "Está este pueblo de las Parras fundado en un valle de los más fértiles de tierras y pastos, y más ameno y fresco de manantiales, fuentes y ríos que hay en toda la (Nueva) Vizcaya, y así es el más sano y de más apacible vivienda que por aquí se sabe. En 1699 La corona Española decreta la prohibición de producción de vinos y destilados, excepto para el uso de la iglesia. La Hacienda de San Lorenzo sigue produciendo vinos y destilados pasando por diferentes propietarios.

En 1705, Juan de Miranda adquiere Hacienda San Lorenzo y en 1755, pasa a manos de Don Juan de Lasaga.

En 1821, Don Manuel de Ibarra compra a Don Manuel de Larrea sus acciones en

Hacienda San Lorenzo y crea con su esposa la sociedad Doña Isabel Goribar de la Fuente e hijos.

En 1859, mueren Don Manuel de Larrea y su esposa Doña Isabel Goribar. Doña Luisa, hija de Doña Isabel Goribar, hereda el 50% de la Hacienda San Lorenzo y su esposo Don Leonardo Zuloaga, compra el otro 50% a Manuel Ibarra Goribar, hermano de Doña Luisa. En 1889, Doña Luisa Ibarra enviuda y decide vender Hacienda San Lorenzo a través de Martínez y Cía a la compañía francesa San Lorenzo Mexique. EN 1893, Don Evaristo Madero, patriarca de la familia Madero y abuelo del presidente Francisco I. Madero, compra la Hacienda de San Lorenzo a través de la compañía francesa San Lorenzo Mexique, a Doña Luisa Ibarra, viuda de Leonardo Zuluaga en 500,000 francos. Después de modernizar las instalaciones y de comprar tres Alambiques Charentaises,

entrena en Europa a sus hijos y nietas en el cultivo de la vid y elaboración de vinos y brandies. A partir de este año la empresa adquiere el nombre comercial de Casa Madero. El 20 de Noviembre

1910, inicia la Revolución Mexicana. Francisco I.Madero originario de Parras, Coahuila y nieto de Don Evaristo Madero, es electo presidente de México.

• En 1970, se importan 33 diferentes variedades de uvas finas para elaboración de vinos con el fin de hacer pruebas de adaptación al Valle de Parras. En 1973, José Milmo Garza, Ingeniero Químico de la Universidad de Notre Dame y miembro de la cuarta generación de la familia Madero, toma la dirección de la bodega.

• En 1980 empieza la nueva etapa de producción de vinos con equipos de la más alta tecnología europea y californiana. En 1981, Casa Madero vivía el auge de producción de bebidas destiladas como Blanco Madero, Reserva de la Casa, Madero Brandy y Madero XXXXX.

• En 1997, se festeja el 400 Aniversario de la Fundación de Casa Madero. Se libera primera cosecha de Casa Grande Cabernet Sauvignon tras un año de iniciar en conjunto con la Universidad de Adelaide en Australia, la plantación de distintos clones y manejo de técnicas en viñedo comenzando a propagar distintas variedades donde comienza a destacar la uva Shiraz.

• En 1999, se libera el primer vino de la línea Casa Madero con 12 meses de barrica elaborado con uva Shiraz, variedad que comienza a tener una gran adaptación en el Valle de Parras. En el mismo año, las exportaciones de Casa Madero crecen hacia 27 países donde destacan Inglaterra, Holanda, Suiza, Alemania, Dinamarca, Japón y Estados Unidos.

• En el 2010- 2012, Se obtiene la Certificación ISO9001:2008 en la fabricación de vinos y bebidas destiladas, logrando ser la primera vitivinícola en México en adquirir certificación total en sus procesos en viñedo y bodega. Casa Madero es pionera en certificar los primeros viñedos orgánicos

en México a través la compañía alemana BSC en cumplimiento a la norma de la National Organic Program (NOP) de Food & Drug Administrario (FDA) con el aval de la USDA Organic, United States Department of Agriculture. Casa Madero , celebra sus 415 años como la bodega más antigua del continente américano.

SANTO TOMÁS

Se crea gracias a las expediciones jesuitas que llegaron a la zona junto con colonizadores

y soldados españoles ya desde 1697.

La misión de Santo Tomás de Aquino, fue fundada por José Loriente el 24 de Abril de 1791, en lo que ahora se conoce como el valle de Santo Tomás. Contaban ya con dos mil parras y cien olivos, además de otros cultivos y animales para el sustento de sus habitantes. Como estaba cerca del mar, comerciaban sus productos con los buques que llegaban al puerto, haciendo intercambios por azúcar, tabaco, arroz y telas.

• En 1859, los bienes de la iglesia fueron expropiados y La hacienda pasó por diversas

manos, hasta que Loreto Amador, tomó posesión del lugar, continuando con el cultivo del

viñedo y la producción de vino. En 1888 la vendió a Francisco Andonegui y Miguel Ormart,

quienes ese mismo año fundaron bodegas Santo Tomás.

• Al principio de la década de los setenta, don Elías tomó posesión de la empresa de manos del General Rodríguez. Pando había venido de Asturias y había encontrado su vocación como abarrotero de la Merced. Como todos los refugiados españoles, bebía vino todos los días para acompañar sus comidas. Por eso para Pando el mundo del vino no era una cuestión ajena a sus costumbres cotidianas. Así, el gusto por el disfrute del vino que había aprendido desde la infancia, hizo que cuando tomara posesión de las Bodegas Santo Tomás decidiera que pondría todo su esfuerzo en producir los mejores vinos del país. contrató al enólogo Dimitri Tschelicheff, cuyo padre se había hecho famoso por haber impulsado los vinos californianos de calidad. Dimitri se dio a la tarea de modernizar todos los procesos de vinificación de la empresa, para lo cual introdujo tanques

de fermentación de acero inoxidable y pequeñas barricas de roble para el proceso de añejamiento.

También, hizo cambios importantes en los viñedos, plantando variedades diferentes de uva, como Cabernet Sauvignon, Barbera, Pinot Noir y Colombard.

• En 1999, el hijo de Antonio Cosío, Santiago Cosío Pando toma las riendas de la compañía. Los diez últimos años han sido cruciales porque fueron dedicados totalmente a mejorar la producción.

L.A.CETTO.

Don Angelo Cetto en 1928 da inicio a una de las tradiciones vitivinícolas de mayor

trascendencia en el País. Con gran Fé, y convencimiento del terruño bajacaliforniano, se da

a la tarea de crear su propia revolución en los Vinos de la Región.

En 1963, da paso a una transformación y modernización vertigininosa, de la Vitininicultura. Pionero del Valle de Guadalupe, se enfoca en la introducción de variedades de Uvas finas, explorando las diversas tierras y climas de toda la región. Culminando su proceso de vinificación, en 1975 con la puesta en marcha de Vinícola L.A. Cetto. Con la visión, de ofrecer a México, lo mejor de Baja California.

• En la actualidad, se encuentra Luis Alberto, tercera generación de esta historia vitivinícola,

entregado plenamente a la tradición que inició su abuelo. Comparte la visión de Don Luis, y

alcanzan en corto tiempo a 27 mercados Internacionales, como Francia, España, Alemanía,

Estados Unidos, Canadá, por nombrar algunos. Y suman más de 150 premios en los

concursos más prestigiosos del mundo.

 

 

Por Anaky Bastida

anakybastida.vinos@hotmail.com