El pan es más que un alimento

A lo largo de la historia, el pan ha significado oficio, arte y alimento; objeto del folclore particular de cada pueblo, depositario de creencias y tradiciones. El pan ha sido apoyo, sustento y golosina; objeto de intercambio; remedio de malestares físicos y sociales; vía de expresión creadora; objeto de armonía y belleza; instrumento ceremonial.

El pan en nuestros días es objeto de producción industrial y de técnicas de comercialización que a su vez son causa de pérdidas de costumbres y memorias.

El pan "llena", calma llantos y ansiedades, y nos lo ganamos cada día; "salir al pan" da razón para ir a "noviar" o nomás a "airearnos". Por el pan batallamos y para defenderlo peleamos; el pan da categoría y luego "...ya no te acuerdas cocol de cuando eras chimisclán"

Por lo demás, demasiadas veces, en muchas partes del mundo y en muchos tiempos de la historia, mucho de lo que hay es "pan y circo", y cada vez es más común eso de que "a falta de pan, semitas".

Lo cierto es que la modestia del pan hace que con poca frecuencia se valore su importancia real en la historia de la humanidad.